CONSIDERACIONES SOBRE LA DELINCUENCIA COMO FACTOR DESINTEGRADOR DE LA NACION

Filed under Nacionales
 
“Quien controla el pasado, controla el futuro y quien controla el presente controlara el pasado”.
George Orwell
 
Roy Archila. Especial para Radio Cadena Mi Gente
 
 Antecedentes
La delincuencia en el Salvador, es un fenómeno social y estructural, gestado por las diferencias e injusticias sociales cuyas raíces están en la contradicción de clase – son pocos los que gozan de privilegios mientras la mayoría se queda al margen de la seguridad social y de los servicios básicos: educación, salud, trabajo, alimentación, vivienda y otros.
Y es que la sociedad salvadoreña se hay venido forjando en el terreno de profundas desigualdades sociales y económica – frente a una opulencia obscena, un pobreza extrema obscena –.
En forma sucinta, podemos delimitar un factor  fundamental característico que alimentan el incremento de la delincuencia.
1.-  Factor Económico-social.
1.1.- La pobreza, que conduce a estados de miseria humana y unida a la limitante económica, no la simple pobreza, de aquél que no tiene más que conciencia que aquella por la que le es imposible luchar contra su situación y prefiere alcanzar los objetivos por el asalto unida a la miseria económica que no le permite salir de su status quo.
1.2.-  El desempleo, la falta de trabajo real, que es un problema estructural ascendente a causa de que el gobierno y la empresa privada, son incapaces de generar trabajo que le proporcione al individuo un ingreso indispensable para satisfacer aunque sea sus necesidades básicas.
1.3.- Analfabetismo, otro problema que contribuye a la no incorporación del ente biopsicosocial a un trabajo real; y en quienes el sistema se ensaña llevándolos enajenadamente a la praxis delincuencial.
1.4.-Marginación del Modelo Neoliberal que fomenta la exclusión de la fuerza de trabajo, la exclusión social y la exclusión política de aquellos que están en contra del sistema.
Todo lo anterior alimenta el incremento delincuencial e inclusiva provoca su evolución de una delincuencia común hacia el Crimen Organizado aunado a la Delincuencia de Cuello blanco
Analicemos estos tipos de delincuencia, la común, es un fenómeno tradicional a diversas sociedades y que por afectar a la ciudadanía representa una amenaza  permanente a la seguridad humana; ¿Qué hacer? Se debe fortalecer la legislación penal y su efectiva aplicación por parte  del Sistema Judicial y de la Fiscalía General de la República. Es determínate gestionarla y mantenerla bajo control, puesto que su erradicación no es posible.
El crimen organizado, su accionar es complejo y sofisticado que genera una galopante corrupción, vulnera la democracia, obstaculiza el desarrollo social, erosiona el tejido moral y descompone el andamiaje político e institucional de la nación, para el beneficio de la comprobadamente próspera industria criminal en El Salvador, en donde se manifiesta en estructuras como la narcoactividad, el contrabando, el lavado de activos.
Por afectar a todo el engranaje social y a la matriz sociopolítica de la nación, este tipo de delincuencia amenaza la Seguridad Democrática de El Salvador.
Ante esto, se necesita urgentemente una política criminal, que reprima duramente al crimen organizado y lo saque de circulación, previniendo ejemplarizantemente éste tipo de concurso delincuencial.
Y por último la delincuencia de Cuello Blanco, cuyo fenómeno es la corrupción que producen los actores enquistados dentro de la burocracia del gobierno, en convivencia con personas, sectores y grupos interesados en hacer prevalecer sus propios intereses.
Por su grado de afectación, este tipo de delincuencia, al igual que la anterior, termina afectando la Seguridad Democrática, para su combate es determinante que desempeñen su rol sin compromisos políticos partidarios, la Corte de Cuentas, la Fiscalía General de la República y todos los organismos responsables de ejercer el control del Estado.
¿Y usted que opina? Cómo podríamos organizarnos como sociedad civil, para combatir esta conducta, que se opone destructivamente a los modelos sociales, pero acepta algunos de sus valores delincuenciales, y en donde el ciudadano de tanto ver prosperar la deshonra, crecer la injusticia, acrecentarse el poder en manos de los partidos políticos, llega a desanimarse de la virtud, a reírse de la honradez, a sentir vergüenza de ser honesto, y crea la subcultura del animalita, del pícaro o del indiferente.
 

You must be logged in to post a comment Login