¿Qué es Petrocaribe?

Filed under Articulos

 

 

Hace cuatro años el mundo vio nacer Petrocaribe como un Acuerdo de Cooperación Energética suscrito por 14 países que ya se manifestaban “preocupados por las tendencias de la economía mundial y, particularmente, por las políticas y prácticas prevalecientes en los países industrializados que pueden conducir a una mayor marginación de los países del Tercer Mundo más pequeños y con economías más dependientes del exterior”.

Los mandatarios del Caribe ya avizoraban que tal situación planteaba la necesidad de contar con formas de suministro energético seguras.

Petrocaribe es consecuente con la política que Venezuela ha propuesto incluso en el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y que fue expuesta por el presidente Hugo Chávez Frías en Arabia Saudita, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y/o Gobierno de la organización, celebrada en noviembre de 2007.

En esa ocasión, el mandatario venezolano invitó a sus homólogos a asumir propuestas solidarias para aliviar el sufrimiento de los millones de personas que habitan los 50 países más pobres de la tierra, cuyo consumo total de crudo apenas alcanza los 700 mil barriles diarios. No obstante, hasta ahora Petrocaribe es una iniciativa única en la región y en el mundo.

Hoy día las previsiones de los 14 signatarios no sólo se confirman, sino que la realidad va consolidando un mecanismo de cooperación más allá de la seguridad energética. La voluntad política de los mandatarios de este lado del mundo forja un escudo para defender de la miseria a millones de seres humanos.

Bajo las premisas del comercio justo, la complementación, la solidaridad, la justicia social y la voluntad común de avanzar, esta iniciativa de integración regional continúa siendo la única alternativa real que tienen los países en desarrollo de procurarse un acceso seguro y confiable a las fuentes de energía.

Las cuentas están claras para la mayoría de los mandatarios de la región, tanto así que ya son 18 los países que forman parte de la iniciativa, todos representantes del llamado Tercer Mundo, esa porción del planeta en la cual, según cifras del Banco Mundial, 70% de la canasta de consumo de una persona pobre se gasta en alimentos y energía.

Una alternativa solidaria

De acuerdo con las cifras manejadas por el ex presidente dominicano, Leonel Fernández, 57 países del planeta, 14 de ellos en América Latina, tienen un ingreso per cápita anual de hasta 6 mil dólares o menos y son importadores netos de petróleo.

Como afirmó en una oportunidad Fernández, esta iniciativa que no se rige por las directrices rapaces del capitalismo, “Venezuela está dando una gran lección al mundo de que frente a la especulación, frente a la avaricia y frente a la búsqueda insaciable de la riqueza también puede prevalecer la solidaridad y la generosidad”.

Ahora, ¿hay contradicción entre la condición de Venezuela como país exportador de petróleo y el planteamiento de Petrocaribe? El propio presidente dominicano comentó en la V Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado y/o Gobierno de Petrocaribe -celebrada en Venezuela, en julio de 2008-, que “incluso luce como hasta anormal que un país productor y exportador de petróleo, en lugar de estar sólo en reuniones con países productores y exportadores convoque a países que son importadores netos de crudo a compartir generosamente ese patrimonio y esa riqueza”.

Resultados tangibles

De acuerdo a los datos suministrados por la principal industrias petrolera venezolana, desde la firma del Acuerdo de Cooperación Energética Petrocaribe a mayo de 2009, el suministro acumulado de petróleo y productos en el marco de la iniciativa alcanzó 90,5 millones de barriles. La porción financiada de la factura petrolera (3.000 millones de dólares) representa para los países que recibieron el suministro un ahorro por 1.400 millones de dólares. Estos recursos son empleados por los países para adelantar proyectos de desarrollo.

Por otra parte, con la constitución de empresas mixtas entre Petróleos de Venezuela (PDVSA) y las petroleras estatales de ocho países integrantes de la iniciativa, se llevan a cabo inversiones conjuntas para el desarrollo de infraestructura de refinación, almacenamiento y despacho de combustible.

Entre estas obras figuran la Planta de llenado de Gas Licuado de Petróleo (GLP), en operaciones desde febrero de 2007 en San Vicente y las Granadinas, la Planta de Almacenamiento y Distribución de Combustible inaugurada en Dominica en junio de 2009, así como la Refinería “Camilo Cienfuegos”, reactivada en Cuba, en operaciones desde diciembre de 2007 con una capacidad de producción de 67.000 barriles diarios. También deben ser mencionados los proyectos de generación eléctrica que se desarrollan en Nicaragua, Haití, Antigua y Barbuda, Dominica y San Cristóbal y Nieves.

Estos proyectos buscan establecer una estrategia de suministro a largo plazo, que permita vencer los obstáculos que tenían estas naciones para el manejo soberano de su matriz energética. Antes de Petrocaribe, los países de la región no tenían ningún control sobre la cadena de suministro de crudo y productos y dependían de las transnacionales y de la especulación de los intermediarios.

La estrategia que se fija con la iniciativa es, a corto plazo, el establecimiento de suministro y costos competitivos; y a largo plazo, eliminar la intermediación con la construcción de facilidades propias y sinergias en cada país, con lo cual cada nación gana en materia de seguridad energética.

Proyectos sociales

Petrocaribe es más que un acuerdo de suministro con facilidades de pago para los países suscriptores, entre los logros hay que citar los proyectos sociales que, en las áreas de turismo, educación, salud, vivienda, saneamiento ambiental, vialidad, deporte y agricultura, se llevan a cabo en el marco del Fondo ALBA Caribe, creado para el financiamiento de programas sociales y económicos.

De este fondo se han asignado179 millones de dólares a 85 proyectos, en 11 países de la región; y 29 millones de dólares a 3 proyectos eléctricos retornables.

La garantía de un suministro seguro, confiable y al alcance de los pueblos del Caribe, así como los ahorros obtenidos a través de esta iniciativa no constituyen por si mismos un escudo antimiseria. El escudo se complementa con acciones concretas para enfrentar las dificultades en el acceso a los alimentos y garantizar la seguridad y soberanía alimentaria.

Por esa razón, en la V Cumbre de la organización, el presidente Chávez puso sobre la mesa la iniciativa de Petroalimentos, que contempla la creación de un Consejo Permanente de Ministros de Agricultura, el cual se reunió por primera vez en Honduras con la tarea concreta de establecer lineamientos y delinear iniciativas para la construcción de la seguridad y soberanía alimentaria regional.

Un nuevo mapa energético

Petrocaribe cuenta con una serie de Grupos Técnicos cuyo objetivo es identificar proyectos, fundamentados en las potencialidades de la región, lo cual permitirá tanto la diversificación de las matrices energéticas como el impulso al desarrollo de los países miembros.

Estos grupos están divididos en las siguientes áreas de trabajo, ahorro y uso eficiente de la energía; energías renovables y alternativas; petroquímica; gas; formación, adiestramiento y entrenamiento de cuadros técnicos y profesionales; mecanismo de verificación y auditoría de los volúmenes suministrados y el Fondo ALBA Caribe; comisión para la planificación y el comercio justo; y comunicaciones.

En materia de energías renovables y alternativas se han identificado más de 40 proyectos, estructurados sobre la base de la disponibilidad de recursos y potencialidades en el Caribe, con miras a la diversificación de las matrices energéticas.

Asimismo, se elaboró un estudio sobre las potencialidades de desarrollo de la industria petroquímica en la región, las materias primas para uso petroquímico, la configuración de un sistema de refinación, identificando corrientes de refinación con potencial para la industria petroquímica. En función de los resultados obtenidos, se diseñaron proyectos de manufactura de productos.

Dada la importancia del gas en la diversificación de las matrices energéticas del Caribe, se diseñó el Plan Maestro de Suministro de Gas Natural en el Caribe, Centroamérica y Suramérica, con el fin de establecer distintos medios de transporte de este hidrocarburo, como gasoductos para gas natural comprimido y gas natural licuado. La implementación de este proyecto tiene como objetivo acompañar los polos petroquímicos a ser desarrollados en la región.

Un nuevo espacio económico

¿Es Petrocaribe un acuerdo desventajoso para Venezuela? ¡No! Con esta iniciativa de política exterior, el país recupera su presencia en un espacio que le es natural, debido no sólo a la cercanía geográfica, sino a las profundas afinidades culturales e históricas que unen a nuestros pueblos.

En el pasado, Venezuela había cedido este espacio ante las transnacionales y los intermediarios, quienes hicieron de esta región un “mercado premium”, pues al dominar todos los eslabones de la cadena de comercialización, eran quienes establecían las reglas y los precios.

El país con la gigantesca reserva de hidrocarburos, miraba con indiferencia a unos vecinos dominados por el poder transnacional. Al regresar a este espacio, Venezuela lo hace planteando un nuevo paradigma, que rebate las reglas mercantiles que regían el mercado energético regional e incentivando con solidaridad y sinceridad la recuperación y afianzamiento de la soberanía e independencia de los países.

Dentro de la estrategia geopolítica venezolana de construcción de un mundo pluripolar, Petrocaribe se prepara para dar un salto y convertir a la región, a partir de las potencialidades de los países que la integran, en un polo de desarrollo. Un espacio económico que permita resolver, en conjunto, los problemas comunes, pero que también sirva para asistir como bloque a las negociaciones con otras potencias, independientemente de su tamaño.

Convencido está el presidente venezolano, Hugo Chávez, de que en un futuro no muy lejano los países del Caribe pueden establecer alianzas estratégicas con otras naciones con economías fuertes, tales como China, Rusia y otros países amigos de Venezuela. “Claro que podemos hacerlo, y juntos con más razón”, dijo el mandatario.

Tal como concluyó el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, este grupo de países que ha apostado por el camino del comercio justo, que toma en cuenta las disparidades existentes entre las economías de las diversas naciones y que no condiciona el diálogo, la cooperación ni la búsqueda conjunta de soluciones.

Los países que integran Petrocaribe son Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y Las Granadinas, Santa Lucía, Surinam y Venezuela.

 

Antonio Núñez Aldazoro
Consejero (Educación, Cultura y Comunicación)
Embajada de la República Bolivariana de Venezuela

You must be logged in to post a comment Login