Calleja y Simán, en política no hay amigos

 

Francisco Fermán

Sortear obstáculos y aprovechar oportunidades son característicos de un buen político.

La política no es actividad desinteresada, porque persigue fines, en consecuencia afecta intereses, el interés por el poder hace necesario crear una estructura, la cual explica el comportamiento del político, puesto que desde el poder, tienen mayor capacidad para obtener beneficios y conceder privilegios.

Los conflictos surgen siempre que los intereses se contraponen. El poder es el medio a través del cual los conflictos de intereses son resueltos en última instancia.

Tanto Calleja como Simán, no cuentan con experiencia en el manejo de los asuntos del Estado, pero que pueden suplantarse mediante la creación de equipos estratégicos, así como también no pertenecen a las estructuras del partido Arena, ambos provienen del sector privado empresarial; ambos candidatos han pertenecido a gremiales empresariales y a grupos que defienden intereses empresariales.

Por el momento se diferencia su táctica en que la fortaleza de Calleja se ha concentrado a las estructuras del poder, Coena, diputados, alcaldes y Fundación Calleja;  y Simán a la Sociedad Civil y  Movimiento Mi Gente.

Tanto Calleja como Simán, tienen la misma ideología política neoliberal, con ciertas variantes debido al sector del cual provienen, y defienden intereses propios de cada grupo, lo cual conlleva a identificar qué intereses están en juego para introducirlos al interior del Estado, a donde se juegan otras correlaciones de fuerzas, que amparan otros intereses políticos y económicos que representan las clases emergentes surgidas después de la Guerra Civil, en este escenario no deja de correrse cierto riesgo, lo que vuelve interesante averiguar las condiciones que subyacen, detrás de las posiciones de poder, porque el poder se reparte y distribuye para auto protegerse, por medio de la utilización de artilugios para convencer a la población y así, hacer llegar sus intereses induciéndolos a su aceptación.

El punto de partida que marca a Calleja y Simán lo define el diseñar las líneas de acción que se moverán en el futuro hasta alcanzar el poder. Posiblemente marquen una nueva etapa en el ciclo político nacional, por la manera y estilo de gobernar, que es lo que hace diferente a cada época fundamentada en cada circunstancia. El futuro se puede explicar por lo que ocurre en un momento, pero sin olvidar que hay un antes y un después. Intentar definir las relaciones de poder de Calleja y Simán como actores políticos, constituye un reto, porque a medida que transcurre el tiempo político, van surgiendo una nueva dinámica, propia de las relaciones de poder, por lo que pueden cambiar las formas, pero no la esencia de las cosas, así, la naturaleza del poder, siempre es la misma, no puede cambiar, lo que cambia es la manera de gobernar.

Los criterios de justificación de los grupos de poder, que los vinculan a las funciones del sistema político y régimen político, desplazan otros intereses, para crear sus propias estructuras, lo que hace difícil al gobernante, que los intereses de uno y otro coincidan para mantener el equilibrio en el arte de gobernar, lo cual lo torna complicado por el conflicto de intereses en el juego del control del Estado.

No hay proceso lógico que pueda por sí, sustituir las reglas del poder, que son la clave para hacer un buen gobierno, a donde la política es la expresión de los conflictos que se dan en las estructuras del mismo.

Como principio político podemos enunciar: “En política no hay amigos ni enemigos permanentes, lo que permanece son los intereses”. Así las cosas, surgen las siguientes interrogantes, que deberán contestar los candidatos a la presidencia de la República, que aunque Calleja y Simán no se denominen así, realizan actos propios de la candidatura, ¿Cuál es el interés real de accesar al poder político? ¿Cuál es la táctica y la estrategia para accesar al poder político? ¿De qué manera van a ejercerlo?  ¿Qué personas integran su equipo de campaña y cuáles serán sus funciones y atribuciones?