¿Cómo lograr lo que nos proponemos como metas?

Dra. Margarita Mendoza Burgos*
¿Existe algún secreto que ayude a cumplir las metas de año nuevo? ¿Cómo lograr lo que nos proponemos?

Año nuevo, vida nueva… El comienzo de un nuevo año siempre es una buena excusa para cambiar algo, un excelente punto de partida para iniciar un nuevo rumbo. En realidad, cualquier momento es bueno para empezar de cero, pero si quieren seguir la tradición, adelante… Solo les recuerdo que los años son un invento humano. No es otra cosa que una unidad de tiempo.

Existen varias cosas a tener en cuenta antes de comenzar una renovación personal que nos permita empezar el Año Nuevo con las mejores energías. Mi primer consejo es tener pocas metas porque si son demasiadas se vuelven inabarcables. Además, éstas deben ser realistas, de lo contrario fracasará al segundo día. Tercer punto: las metas deben tener diferentes etapas, de manera de poder llevar un mejor control sobre el progreso. Y, por último, no abandonarlas si fallamos. Hay que pensar que cada día es un año nuevo… Se deben retomarlas hasta lograrlas sin esperar hasta diciembre del próximo año. .

Este último concepto es clave. Cada día es “un nuevo día”, hay que plantearlo así. Si nos caemos, al día siguiente podremos lograrlo. Un buen ejemplo son los 12 pasos de Alcohólicos Anónimos, que ahora se usan con mucha frecuencia en grupos terapéuticos y motivaciones. ” Este día lo lograré”, se dicen así mismo. Y así, día a día, hasta que estos se convierten en meses y años. Ese paso a paso es la idea de los triunfadores.

Algo que ayuda mucho a lograr una disciplina son las rutinas. Pueden ser pequeñas, pero seguro serán consistentes. La hora de levantarnos y acostarnos, aunque salgamos el fin de semana. Alimentarnos sanamente, hacer ejercicio, realizarse chequeos médicos periódicamente, dormir bien… E, insisto, tener metas realistas y cumplirlas.

Otros hábitos importantes son la caridad y la solidaridad. Ayudar al prójimo desinteresadamente tiene un efecto boomerang, ya que indirectamente nos hace felices. Es necesario cuidar nuestra salud mental: no tener odios ni resentimientos nos hace más puros, lo mismo que evitar propagar los chismes. Este es un punto primordial. Nada bueno saldrá de alguien con la cabeza podrida.

La elaboración de los propósitos de fin de año también es un buen momento para reflexionar y replantearse algunas relaciones demasiado tóxicas. Mi consejo es alejarse de esas personas antes de ser lastimados, aunque se trate de alguien con el que convivamos en la casa o en el trabajo. Se necesita determinación, pero es a veces es necesario dejarlos atrás.

En síntesis, la gente debe entender que ser feliz y sano no es obra de la suerte o simplemente de Dios. Se trata de un esfuerzo constante. Todo lo que vale la pena, cuesta. Por eso se disfruta más, porque detrás de cada conquista hay una lucha que solo nosotros conocemos a la perfección.

Contrapunto.com