Continúa la grave situación política en nuestra vecina Honduras

José Medrano

Aunque los problemas políticos y sociales de Honduras datan desde hace muchos años, y tienen que ver con la concentración de la riqueza y el control de las instituciones públicas, incluyendo las fuerzas armadas, de parte de grupos fácticos con mucho poder económico y por ende político, podríamos decir que la presente crisis tiene un origen más cercano, y se trata del golpe de estado que estos grupos fácticos en coordinación con poderes públicos, y con la respectiva venía y colaboración del gobierno de los EEUU, realizaron contra el expresidente Manuel Zelaya (Mel).

Mel, quien llegó a la presidencia por el Partido Liberal(PL), y del cual fue un alto dirigente, fue derrocado por sus cercanías con el “Chavismo” y los intentos  de hacer una consulta popular para modificar algunos puntos de la constitución política, dentro de ellos el de la Reelección Presidencial. El burdo e injustificado golpe de estado contra Mel, resolvió cortar el vínculo de este con el proyecto del ALBA, y sus intentos de acercar a Honduras al “Socialismo del Siglo XXI”.

Pero, Mel, después de una odisea para retornar a su país, a la vida política y tomando en cuenta que el Pl, su partido, fue cómplice de la conspiración política para derrocarlo, inició su lucha para recuperar el gobierno, es así como divide a los liberales, forma el partido LÍDER, participa en la elección presidencial del 2013 con Xiomara como candidata, quedando en el segundo lugar  y en la última etapa establece una alianza con Salvador Nasralla y su partido PAC (Partido Anti Corrupción). Nasralla, un outsider y hábil comunicador, conocido como “El Hombre de la Televisión” en Honduras, participó en las elecciones presidenciales del 2013, en donde obtuvo cerca de 400 mil  votos (13.43%), forma una coalición con los partidos LIBRE y PINU (Alianza contra la Dictadura), participa como candidato presidencial en esta elección, y hasta ahorita, no se sabe si las gano.

Juan Orlando(JOH), llego a la presidencia hace cuatro años por el Partido  Nacional (PN o Cachurecos), en sus intentos por continuar al frente del gobierno, confabuló con la Corte Constitucional y logró que está le diera el aval para optar por la reelección, prohibida por la constitución y principal argumento ( lo que justificaron los golpistas), para derrocar a Mel. Este factor, aunado al crecimiento territorial y de votantes de Líder, al carisma y hábil manejo de la comunicación de Nasralla, hacen crecer la simpatía por la Alianza contra la Dictadura y hasta ahora, JOH no sabe si gano o perdió y si sabe que perdió, está tratando, en conspiración con miembros del TSE, de cambiar los resultados. Y si ganó, él y el TSE están en un lío para hacer esa declaración, ya que, tanto la observación de la OEA, como la de la Unión Europea y el propio Nastralla, han pedido el recuento minucioso de votos de una buena cantidad de urnas.

Valoraciones a modo de conclusiones:

1-En Honduras se rompió el Bipartidismo, que llevaba más de cien años de existencia. El partido Liberal, el más antiguo y el que más periodos ha gobernado pasó a un lejano tercer lugar, tanto en las elecciones del 2013 como en las presentes.

2-Mel Zelaya, ha resurgido con fuerza (después del golpe de estado), creo una nueva fuerza política, le quito base electoral al Partido Liberal, creo una correlación legislativa, se alió a una figura carismática y mediática (Nasralla), y amenaza con volver a controlar el ejecutivo.

3- Juan Orlando, quien ha propiciado el crecimiento de la economía, pero, con una actitud megalómana (usual en los dictadores), violando la ley al usar los poderes públicos para su reelección (el judicial y quizá el TSE), parece que quiere perpetuarse en el poder, a toda costa.

4-las muestras de ineptitud, falta de comunicación y claridad de parte del TSE, crean una percepción de parcialidad y contubernio de este organismo con Juan Orlando. Lo que ha ocasionado las lógicas protestas de la oposición y la movilización de la gente en las calles. También, el desacato de un contingente policial al no querer cumplir las órdenes del gobierno de contener y reprimir las protestas.

5- La reacción de parte de la observación electoral y principalmente de la OEA, ha sido tardía, y se da después de las protestas de la población. Sobre esto, tal parece que los grupos que confabularon y apoyaron, dentro y fuera del país, el golpe de estado contra Mel, no desean que este vuelva a tener control del ejecutivo.

6- La prensa de derecha, en Honduras ha estado dividida pero más inclinada a JOH, la SIP y compañía, no le han dado la cobertura suficiente a las protestas, como se las han dado a las de Venezuela.