Continúan ejecuciones extrajudiciales en El Salvador

Diciembre 29 de 2016. En El Salvador, 25 años después de finalizada la guerra entre el ejercito y la guerrilla, nuevamente se han vuelto “normales” y cotidianas  las ejecuciones extrajudiciales. En un contexto de recrudecimiento de la criminalidad, en la que han muerto un promedio de 500 pandilleros y varias decenas de policías, soldados y  ciudadanos particulares,  se ha experimentado un desenlace en el que las ejecuciones sumarias se vuelven mucho más frecuentes. Incluso un plan gubernamental de reacción  armada se denomina “Némesis” (Venganza).  Es así como prácticamente se han vuelto “legales”  muchos asesinatos, aduciéndose choques armados y legítima defensa.

La misma Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) ha adoptado cierta postura de silencio, debido a que gran parte de la población se muestra a favor de tal accionar, y repudia a quienes piden que se siga lo que establece la ley y procedimientos establecidos.

Según un informe de la Fiscalía General de  la República (FGR), el pasado jueves 22 de diciembre, los cadáveres de cuatro jóvenes que desaparecieron el pasado 22 de diciembre fueron encontrados el miércoles en las cercanías de El Porvenir, municipio de San Diego, departamento de La Libertad.

Por su parte, los familiares de las víctimas acusan al ejército del crimen, y niegan que los jóvenes asesinados pertenecieran a grupo criminal alguno. Denuncian que el 22 de diciembre las víctimas fueron capturadas por soldados que los subieron a un camión militar y los llevaron a rumbo desconocido. Otro joven, supuestamente miembro de pandillas, también habría sido capturado por soldados, aún se encuentra desaparecido.

Sobre esto, David Munguía Payés, ministro de la Defensa Nacional, ha negado rotundamente tal versión: “No hay soldados implicados en estos asesinatos; no obstante, estamos siguiendo las investigaciones. Pero le digo que en meses anteriores hemos andado detrás de una “bandita” de esa zona que se viste de soldados y policías”, dijo.

La PDDH aún no se ha pronunciado sobre tal situación; LA FGR investiga en qué circunstancias murieron tales jóvenes.