DERECHO A LA IDENTIDAD. REQUISITOS PARA ASENTAR UNA PARTIDA DE NACIMIENTO SEGÚN LA EDAD.

“Toda persona tiene derecho a tener un nombre que la identifique” así reza nuestra Constitución (Cn) en el artículo treinta y seis, estableciendo de esta manera  “el nombre” como elemento de la personalidad, pues permite la individualización y ubicación de la persona, de donde se originan un sinfín de beneficios, derechos y obligaciones.

El derecho al nombre, como elemento del derecho a la identidad, es un compromiso de corresponsabilidad, a primera mano de los padres, familiares o responsables y posteriormente del mismo Estado, quien debe brindar para su efectividad trámites sencillos, breves y expeditos, para garantizar la identidad de la persona. En la práctica muchas personas escapan de esta importancia, ya sea por desconocimiento, desinformación, irresponsabilidad, entre otros factores.

La naturaleza jurídica del nombre nace como un atributo de la personalidad, junto con la capacidad de goce, la nacionalidad, el patrimonio, el domicilio y el estado familiar.

Ya la convención sobre los derechos del Niño en su artículo siete establece que:

  1. El niño será inscrito inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a su nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.

Y en su artículo ocho obliga a los Estados a garantizar este derecho a las niñas y niños:

  1. Los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares de conformidad con la ley sin injerencias ilícitas.
  2. Cuando un niño sea privado ilegalmente de alguno de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad.

Es necesario tener claro que el derecho a la identidad no se agota únicamente con el nombre, sino también incluye el derecho a una nacionalidad, el establecimiento de relaciones familiares y otros; así lo determina la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (LEPINA), en su artículo setenta y tres: ” Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a la identidad y a los elementos que la constituyen, especialmente al nombre, la nacionalidad, a su relación paterna y materna filiales y a la obtención de documentos públicos de identidad de conformidad con la Ley. En ningún caso serán relacionados en los asientos del Registro del Estado Familiar o en los documentos que éstos expidan, situaciones que indiquen el origen de la filiación. Es obligación del Estado crear programas para que las instituciones públicas competentes garanticen la identidad de toda niña, niño y adolescente.”

Registro del nombre.

En nuestro país el procedimiento para registrar el nombre de las niñas o niños, es a través de las Oficinas de los Registros del Estado Familiar, ubicadas en las Alcaldías Municipales o a través de las Oficinas de Registro Civil que se encuentran en los Hospitales Nacionales.

La inscripción de la partida de nacimiento es el primer paso con la que los padres, familiares o responsables deben ayudar a las niñas y niños, pues es con este documento que se hace efectivo el derecho a la identidad, se prueba el nombre, el estado familiar.

La partida de nacimiento debe llevar:

  1. a) El nombre propio y sexo del nacido;
  2. b) El lugar, día y hora en que ocurrió el nacimiento; y,
  3. c) El nombre, apellido, edad, lugar de nacimiento, domicilio, profesión u oficio, nacionalidad y número de documento de identidad de los padres o de la madre, en su caso.

Es importante advertir que la ley prohíbe que en la partida de nacimiento se consignen calificaciones sobre la naturaleza de la filiación del inscrito, además de prohibir que se consigne el estado familiar de los padres (ej. el uso de apellido de casada), en virtud del principio de igualdad.

Requisitos para la inscripción de partida de nacimiento.

Al hablar de los requisitos de la inscripción de Partida de Nacimiento debemos clasificarlos según los plazos en tres escenarios distintos:

Plazo de recién nacido a 90 días de nacido.

  1. Los padres o parientes más próximos al recién nacido deberán acudir al Registro del Estado Familiar de la Alcaldía Municipal donde ocurrió el nacimiento o del domicilio de éstos.
  2. El declarante deberá presentar una constancia expedida por el hospital o por la partera, en la que deberán aparecer consignados el nombre de la persona que atendió el alumbramiento; el nombre, generales y nacionalidad de la madre; la dirección de ésta o del pariente más próximo del recién nacido; y el lugar, día y hora en que ocurrió el nacimiento; así como también las huellas plantares del nacido. Si la niña o niño nació en casa deberán de ser acompañados por dos testigos que hayan presenciado el nacimiento con su documento de identificación.
  3. Se deberá de presentar el Documento Único de Identidad (DUI) de ambos padres, si es madre soltera solo se requiere su DUI, y de no tener documento deberá de ser acompañada por dos personas que la conozcan y sí que tengan DUI.
  4. De no poder inscribir al recién nacido ninguno de los padres, podrá hacerlo un familiar que presente su DUI y cumpla con los requisitos aquí señalados.

Plazo de 90 días de nacido hasta 7 años de nacido.

  1. Deberá de cumplirse con los mismos requisitos señalados en la clasificación “recién nacido a 90 días”
  2. Se deberá de pagar una multa de $2.85 en la Alcaldía Municipal donde hayan acudido.
  3. El registrador deberá escuchar la opinión de la Procuraduría General de la República, quien deberá de pronunciarse sobre la procedencia o improcedencia de la inscripción.
  4. Cuando el niño o niña sea mayor de un año de nacido no será preciso tomar y conservar sus huellas plantares, pero sí las dactilares de ambos pulgares, y en caso de carecer de éstos, de cualquier otro dedo y en carencia de éstos, se dejará constancia.

Plazo de 7 años en adelante.

Para poder inscribir la partida de nacimiento de un niño o niña mayor de siete años de edad, se deberá presentar a la Procuraduría General de la República más cercana de su domicilio, para que se le designe un Defensor Público de Familia y sea este quien inicie las diligencias de “Estado familiar subsidiario de hija o hijo” donde deberá de llevar los siguientes documentos:

  1. Constancia de nacimiento emitida por el hospital o por la partera.
  2. La partida de nacimiento de los padres, en caso de estar casados agregar la partida de matrimonio, o únicamente de la madre (en caso de ser madre soltera). Además de la certificación notarial del Documento Único de Identidad de los padres, o de la madre.
  3. Constancias de no asentamiento de partida de nacimiento extendidos por la alcaldía municipal del lugar donde ocurrió el nacimiento y del Registro Nacional de las Personas Naturales.
  4. Prueba: Al menos dos testigos para que puedan probar la posesión notoria del estado familiar de la madre-padre-hijo o hija, (se entiende por posesión notoria de estafo familiar que el padre haya tratado al hijo como tal, que le ha proveído a su crianza y educación, presentándolo en ese carácter a sus parientes y amigos, habiendo éstos y el vecindario del lugar de residencia del hijo reconocido esa relación filial, que haya durado tres años por lo menos); y Documentos que acrediten la relación padre-madre-hijo o hija. Ejemplo: Fe de bautismo, certificados escolares o académicos, fotografías, entre otros que pueda considerar el Defensor Público que se le designe.

Para finalizar debemos dejar muy claro que los procedimientos descritos en este guía virtual para inscribir la partida de nacimiento son GRATUITOS, por tanto ni en el Registro del Estado Familiar respectivo ni en la Procuraduría General de la República, debe cobrarse dinero alguno (a excepción de la multa de $2.85 en el escenario del plazo 90 días de nacido hasta 7 años de nacido).