Director PNC niega violaciones a los Derechos Humanos y acusa a denunciantes

 

San Salvador. Marzo 20 de 2017. En el actual contexto de violencia criminal armada en El Salvador, se suscita a diario una serie de situaciones relacionadas con la represión contra los grupos del crimen organizado, así como en comunidades y calles de todo el país por parte del ejército y policía; no obstante, son reiteradas las denuncias contra el accionar de muchos policías, durante los operativos de persecución y redadas, en los que resultan agraviados muchos ciudadanos   no relacionados con los grupos delincuenciales.

Ante esto, este día, el director de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto, salió al paso de tales denuncias y alertó que esta semana iniciará una campaña en contra de la PNC  por lo que él denominó “supuestas violaciones a los derechos humanos, de parte de los agentes”.

Al respecto dijo: “No me refiero a las instituciones del estado, no pueden ni creo que tengan interés en iniciar campañas en contra de la Policía, me estoy refiriendo a otras instancias de la sociedad civil”.

Estas aseveraciones la dio luego de dar a conocer el anunció del despliegue policial del Centro Histórico de San Salvador, después de los graves hechos sucedidos la semana pasada, y agregó: “Hay una acción planificada para desprestigiar a la Policía. Nuestra institución tiene un irrestricto compromiso con una acción profesional y de respeto a los derechos humanos, los derechos de las personas; cuando hicimos el resumen anual de 2016, yo fui enfático. Sabemos que hemos cometido errores, pero esa no va a ser una política institucional, esa no va a ser la brújula que rige la acción policial, nosotros vamos a seguir comprometidos con el respeto de todos los ciudadanos.

Sobre la serie de denuncias sobre violaciones a los Derecho Humanos en este contexto, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y la Inspectoría de la Policía continúan sin pronunciarse; es más, la gran mayoría de la población expresa su aprobación de esta situación de militarización de la seguridad