EL SALVADOR 2018: a exámenes de reposición

 Luis Arnoldo Colato

El bien gobernar no es para quienes descansan, pues su continuo ejercicio no reconoce satisfacciones por logros cosechados.

El año 2017 dejó pendiente el Presupuesto de la Nación, poniendo en riesgo proyectos iniciados, así como otros ya programados, obligando continuar con el anterior, y minimizando la efectividad estatal.

Sin embargo no es lo único pendiente, pues también lo son las pensiones que solo obtuvieron una solución transitoria, insuficiente e insostenible.

También lo son los impuestos, que son regresivos, favorecedor de los segmentos privilegiados, y que por principio impide que estos reporten al estado lo que debiesen de acuerdo a sus ingresos y haberes.

En cuanto al presupuesto, la asamblea legislativa y de acuerdo a su presidente, se comprometió para la primera semana del presente mes, afirmando el mismo que el principal partido de oposición ha confirmado y comprometido su participación para garantizar que se contará con el presupuesto antes de concluida la semana con que inicia el año.

En torno al tema de la revisión del modelo impositivo cabe subrayar los datos que sobre éste la CEPAL nos brinda: la evasión del IVA privo al país de $900 millones de dólares – marzo/2017- evadidos por la gran empresa y los grandes capitales, lo que representa alrededor del 3.4% del PIB de la nación; y que la elusión reporto no menos de $1200 millones evadidos por defraudación fiscal, fenómenos que de acuerdo a Iván Morales de OXFAM, son una práctica favorecida por la existencia de una legislación fiscal que así lo admite(concretamente 26 leyes), estimulando la inequidad y desigualdad social, y concentrando la riqueza en los estratos más favorecidos (alrededor del 2% de la población total), mientras se deprime al resto.

Ello impone la ingente necesidad de revisar y corregir técnicamente dichas perversiones estructurales, lo que derivaría en justicia social por la equidad en que ello se traduciría, así como una mayor y más efectiva cobertura de la acción directa del estado, al contar con más recursos para ello.

En torno al sistema de pensiones privado, este reporto un endeudamiento al estado a 2016 de $12,619.6 millones de dólares (MINEH y Superintendencia de Pensiones), totalizando una deuda acumulada de $24,624 millones de dólares, mientras las AFP`s ganaron ése año, $2,430 millones de dólares, generando el 13.5% de deuda nacional (José Manuel Ortiz Benítez, George Mason University), lo que constituye una carga insostenible, por lo que su sustitución es prioritaria y sin brindar más largas su ejecución.

Resumido así, la solución a estos temas no puede aguardar más, dado que al estado se le niegan recursos y la alternativa no son créditos para pagar anteriores créditos, por lo que volver sostenible el modelo pasa por eliminar beneficios parasitarios, viabilizando al estado a través de superar el esquema económico que sirve solo a privilegiados, recuperando el agro, la industria y consecuentemente, el comercio, a través del fortalecimiento del estado, y aclarando su relación con privados, generando la sostenibilidad y viabilidad en el tiempo, en definitiva porque este cumple con el calendario y los tiempos legislativos.