Exfiscal “comete” fraude telefónico al padre toño

El exfiscal general, Luis Martínez, fue llevado este día a la primera audiencia por la acusación que enfrenta de haber divulgado ilegalmente algunas conversaciones telefónicas del sacerdote Antonio Rodríguez Tercero, conocido como el padre Toño, con pandilleros encarcelados, las cuales fueron interceptadas por el Centro de Intervención de las Telecomunicaciones durante las investigaciones en su contra por introducir celulares a centros penales.

Las diligencias de investigación fueron abiertas por la Fiscalía General de la República (FGR) al conocerse que el exfiscal Martínez habría revelado públicamente las conversaciones del padre Toño con cabecillas de la pandilla 18 recluidos en centros penales para acordar el ingreso de teléfonos celulares y objetos ilícitos a los reclusorios.

Por el ingreso de esos ilícitos, el sacerdote de origen español fue condenado en septiembre del 2014 a 30 meses de prisión, pero como la pena es menor a 3 años de cárcel, entonces se le dio libertad condicional.

En una de las conversaciones que le intervinieron al padre Toño, este le habría dicho a uno de los cabecillas identificado como “Chory”: “No metan ustedes objetos ilícitos a los penales, que de eso me encargo yo. Somos sureños”.

En otra de las conversaciones del religioso, un marero le recuerda que tiene que meter “los caracolitos, los raditos, los teléfonos”, que le habían hecho llegar a la parroquia.

Además, ofrece introducir más celulares. “Hay tengo los niños, para que les siga dando pachas”.

También en una de las conversaciones del religioso, captadas por el Centro de Intervención, le habría dicho a Carlos Lechuga Mojica, apodado “el Viejo Lin” que tiene demasiados (celulares) y que no los va a poder meter en un solo día. Le dijo que iba a tener que hacer dos viajes para no levantar sospechas, según la acusación de la Fiscalía.

Por David Marroquín elsalvador.com