Idéas Para La Construcción de una Nueva Sociedad (continuación, parte primera)

Por Amílcar Villanueva, sociólogo salvadoreño, residente en Suecia

En la busqueda de propuestas políticas y económicas para nuestras naciones y especificamente para El Salvador, es necesario, como ya lo señalamos, revisar teorías políticas y económicas elaboradas por pensadores contemporáneos. No obstante debemos considerer que ninguna de estas teorías han sido el prodúcto de estudios de la historia y realidades sociales y económicas de América Latina, por tanto, un studio comparado de éstas solo debe constituir herramientas para la interpretación de nuestras realidades nacionales, renunciando a interpretaciones y aplicaciones dogmáticas y ortodoxas, como ha sucedido en la historia de nuestros países, tanto de derechos como de izquierdas políticas. Incluso, la Teoría de la Dependencia, surgida en contraposición a los programas económicos de la CEPAL, en este caso para América Latina, en la segunda mitad del siglo XX, parte de un studio y concepción global de Sistema económico capitalista y las formas de integración periférica de estos al Sistema capitalista mundial.
Una Teoría o doctrina económica es una sistematización de principios o leyes económicas, que analizan la realidad y los fenómenos económicos que en la sociedad y época en estudio ocurren, adquiriendo éstas un carácter universal en el mundo capitalista al cual América Latina, se integra de forma subdesarrollada y periférica.
Éstas teorías se desarrollan con el desarrollo del Sistema capitalista en Europa y se expanden a toda su esfera de dominio e influencia, creados y reproducidos a través del Sistema y herencia colonial.

La primera y más importante doctrina económica que surge al iniciar el desarrollo del capitalismo en Europa, es los Fisiócratas, Escuela de pensamiento económico surgida en Francia en el siglo XVIII y la primera que aplicó el método científico a la economía. Los fisiócratas fueron partidarios del dominio ilimitado de la propiedad privada, de la libre competencia y de la libertad de comercio exterior. Lo valioso de su doctrina estriba en hacer depender de la estructura económica la situación de las clases de la sociedad en el capitalismo. Es asimismo un mérito científico de los fisiócratas el examinar el capital en la forma que adopta en el proceso de producción, en vez de identificar (como hacían los mercantilistas), el capital con la forma monetaria en que aparece ésta en la esfera de la circulación. Los fisiócratas dieron comienzo al análisis científico del capital fijo y del capital circulante. Defendían que la agricultura es el único sector productivo capaz de crear riqueza mientras que el comercio y la industria tan solo permitían la distribución de esta riqueza; los fisiócratas estaban en contra de las políticas de comercio internacional mercantilistas,favorecedoras del proteccionismo, este fenomeno aún en controversia. Recordemos que en la primera fase del desarrollo del capitalismo, en su transición del modo de producción feudal, la tierra aún constituia el sector más fuerte y prodúctivo de las economías
.
La teoría económica tiene por objeto el estudio de fenómenos o hechos económicos que se caracterizan por tener un alto nivel de complejidad. En efecto, los temas abordados por la Teoría Económica, tales como la Inflación, la producción total de bienes y servicios, la distribución de dichos bienes, el empleo, entre otros, son influidos u originados por diversos factores, o variables, que a su vez dependen, o están interconectados con otros hechos o variables, que estas escuelas económicas muy poco explican.
En este orden de ideas, si bien el estudio del Estado le compete casi en su mayoría a la Ciencia o Teoría Política, por cuanto que constituye un elemento central en la teoría y práctica de la política, es también de interés para la Ciencia Económica.
La Ciencia Política estudia al Estado como forma de organización social y política, haciendo especial énfasis en sus componentes, tales como territorio, población, sistema político, forma de integración internacional y leyes, del mismo modo en que analiza su distribución de poder, sus instituciones, la vida comunitaria, el uso de la coerción, la legitimidad, etc. Sin embargo, la Economía también estudia al Estado y lo concibe además como un agente económico, fundamental para la generación y aplicación de políticas públicas,
La economía política se encarga de la teoría, de estudiar los fenómenos económicos y de los diferentes factores que lo componen, en tanto la política económica es muy diferente, es llevar a la práctica lo descubierto, propuesto o recomendado por la economía política.
La política económica busca, mediante la utilización de una serie de estrategias y herramientas como la política fiscal, polítca cambiaria y polítca monetaria, moldear algunos aspectos, comportamientos y resultados económicos. La política económica, en parte, con base a los estudios y análisis realizados por la economía política, decide como modificar ese comportamiento individual o colectivo, para buscar unos resultados determinados.

Luego, con el desarrollo del Sistema capitalista y prodúcto de este, surge el pensamiento económico que conocemos como liberalismo, el cual resumidamente podemos definer, el liberalismo económico es la doctrina económica desarrollada durante la Ilustración desde finales del siglo XVII hasta el inicio de la Revolución francesa, formulada de forma completa en primer lugar por Adam Smith y que reclama la mínima interferencia del Estado en la economía del siglo XIX y parte del siglo XX. Afirma que, al no intervenir el Estado, se garantiza la igualdad de condiciones y se establece un mercado de competencia perfecta. Esta se convierte en una de las teorías económicas, preferidad por el gran capital internacional y sus transnacionales en estrecha integración con las élites de poder en los estados nacionales.
Una version reformada del pensamiento económico liberal, lo constituye el Neoliberalismo, esta es una política económica que coloca el acento en el desarrollo recnológico y macroeconómico, pretendiendo reducir al máximo posible la intervención del estado en todo aquello que respecta a lo económico y social, a través de la defensa del libre mercado capitalista como el mejor garante del equilibrio. Implica que esta surge como una teoría político-económica que retoma la doctrina del liberalismo clásico y la replantea dentro del esquema capitalista actual bajo principios más radicales. Los primeros politicos en implementar esta dóctrina económica fueron, Ronald Reagan, Margaret Thatcher y Augusto Pinochet, en Latinoamérica. No obstante, hoy en día es una de las corrientes ideológicas más extendidas en en el mundo capitalista.

La teoría de la dependencia o enfoque de la dependencia es una teoría elaborada entre los años 60 y 70 por científicos sociales, entre ellos muchos latinoaméricanos, a la situación de estancamiento socioeconómico latinoamericano en el siglo XX como una respuesta a la teoría de la industrialización de la CEPAL y a la teoría del desarrollo.
La Teoría de la Dependencia utiliza la dualidad metrópoli-satélite para exponer que la economía mundial posee un diseño desigual y perjudicial para los países no desarrollados, a los que se les ha asignado un rol de subordinación de producción de materias primas con bajo valor agregado, en tanto que las decisiones fundamentales y los mayores beneficios se realizan en los países centrales, a los que se ha asignado la producción industrial de alto valor agregado.
Los principales ejes teóricos sobre los que se rige esta propuesta son:
1-La existencia de relaciones desiguales de poder -en donde la subordinación no sólo está en la dimensión económica sino también el plano político y cultural-2 determinan las relaciones comerciales y el desarrollo ampliado de la dependencia.
2-Las naciones pobres del sur proveen a las naciones ricas de sus recursos naturales, su mano de obra barata y un destino ideal para la tecnología obsoleta, situaciones sin las cuales estas últimas naciones no podrían mantener el nivel de vida al que están acostumbrados.
3-Las naciones ricas buscan perpetuar el estado de dependencia por múltiples razones y por motivos por demás obvios. Esta influencia no se limita a lo económico, sino que va más allá, llegando a los político, mediático, educativo, cultural, deportivo y prácticamente cualquier aspecto que sea necesario para el desarrollo humano.
4-Las naciones ricas buscan eliminar cualquier intento de las naciones dependientes de resistir su influencia, mediante sanciones económicas o el uso de fuerza militar.

La Teoría de la Dependencia, como corriente de pensamiento, se configuró a mediados de los años sesenta,.a partir de un conjunto de trabajos elaborados y publicados entre 1964 v 1967, los cuales constituyeron dentro de la intelectualidad en América Latina una discusión extremadamente rica en relación con esta temática… La Teoría de la Dependencia partía de la CEPAL; pero lo hacía para afirmar, primero, que desarrollo y subdesarrollo no eran un continuum sino que, contrapuestos, eran dos realidades estructuralmente ligadas; una era la contrapartida de la otra. El subdesarrollo no era una etapa hacia el desarrollo, sino una expresión del desarrollo capitalista mundial. Lo que se desprendía de ello era que cuanto más se desarrollaba el capitalismo dependiente, más subdesarrollado era en el sentido de que más agudas eran sus deformaciones, sus desigualdades, sus injusticias, y no en el sentido de que no se podía desarrollar, como se ha dicho incorrectamente. La dependencia no era algo superable en el marco del capitalismo, sino que el capitalismo la tornaba cada vez más profunda, más brutal: a más desarrollo capitalista, mas dependencia. Esta teoría y concepción fue muchas veces asumida en la praxis por movimientos politicos de la izquierda latinoaméricana.

Otras idéas muy importanes en el desarrollo del pensamiento latinoaméricano lo constituye la Teología de la liberación, que es una reflexión teológica nacida del compromiso de los cristianos en la lucha contra la opresión en la América Latina. De raíces europeas, es ante todo una hermenéutica, esto quiere decir, una nueva interpretación de textos bíblicos del cristianismo. Se trata de hacer teología desde la praxis liberadora de los pobres y oprimidos, que constituye un auténtico ”lugar teológico”, donde se percibe lo imperceptible desde otros puntos de vista. Metz, uno de sus creadores, ya había subrayado que no se puede entender a Jesús de Nazaret si no es desde la conversión y el seguimiento. Los teólogos de la liberación acentúan este punto a partir de la situación de miseria y de injusticia de la América Latina. La Iglesia tendría que ser la Íglesia de los pobres. El viraje de la teología se hizo perceptible en los documentos de la II Conferencia General del C.E.L.A.M. en Medellín (1968).
El grueso ideólogico de la teoría de la liberación exhortaba a la iglesia contemporánea a rescatar el verdadero papel intitucional para los pobres. El protagonismo de los necesitados del mundo entero en la teología reformista explicaba el hecho de que fuesen los sacerdotes, obispos y misioneros del Tercer mundo los más comprometidos con estas ideas. No se puede olvidar el ingente trabajo desinteresado desarrollado por cristianos, pastores, sacerdotes, religiosos o laicos que, impulsados por el amor a sus hermanos que viven en condiciones inhumanas, se esfuerzan en llevar ayuda y alivio a las innumerables angustias que son fruto de la miseria. Esto lo confirmamos en el proceso político de El Salvador y sus movimientos revolucionarios campesinos tales como FECCAS y UTC.
Algunas de las ideas de la Teología de la Liberación son:
1-La salvación cristiana no puede darse sin la liberación económica, política, social e ideológica, como signos visibles de la dignidad del hombre.
2-Eliminar la pobreza, la explotación, las faltas de oportunidades e injusticias de este mundo.
3-Garantizar el acceso a la educación y la salud.
4-La liberación como toma de conciencia ante la realidad socioeconómica latinoamericana.
5-Reflexión constante del ser humano sobre sí mismo para crear una actitud creativa en su propio beneficio y en el de la sociedad.
6-La situación actual de la mayoría de los latinoamericanos contradice el designio histórico de Dios y la pobreza es un pecado social.
7-No solamente hay pecadores, hay víctimas del pecado que necesitan justicia, restauración. 8-Todos somos pecadores, pero en concreto hay que distinguir entre víctima y victimario.
9-Tomar conciencia de la lucha de clases optando siempre por los pobres.
10-Afirmar el sistema democrático profundizando la concientización de las masas acerca de sus verdaderos enemigos para transformar el sistema vigente.
11-Crear un “hombre nuevo” como condición indispensable para asegurar el éxito de la transformación social. El hombre solidario y creativo motor de la actividad humana en contraposición a la mentalidad capitalista de especulación y espíritu de lucro.
12-La libre aceptación de la doctrina evangélica, es decir, primeramente procurar a la persona unas condiciones de vida dignas y posteriormente su adoctrinación evangélica si la persona quiere. No como anteriormente se hacía: mientras las misiones cristianas dieran de comer, las personas se proclamaban cristianas.
Admitiendo que no sabían qué tipo de mundo les gustaría constrir, plantearon sin embargo, algunos elementos de una visión utópica pero muy atractiva para muchos en el continente:
Queremos un mundo en el cual los frutos del trabajo pertenezcan a todos.
Queremos un mundo en el cual la gente trabaje no para hacerse rica sino para que todos tengan lo necesario para vivir: alimentos, atención médica, habitación, enseñanza, ropa, zapatos, agua, electricidad y educación
Queremos un mundo en el cual el dinero esté al servicio de los seres humanos, y no los seres humanos al servicio del dinero.

Queremos


un mundo en el cual haya un solo pueblo, suprimida la división entre ricos y pobres.
Desde el punto de vista de la teología de la liberación, una búsqueda firme de los derechos humanos lleva a la lucha por hacer cambios básicos en la sociedad misma.

Particularmente considero muy interesante los principios y postulados de la Telogía de la Liberación, junto a los analisis y estudios realizados por los pensadores de la Teoría de la Dependencia. Creo y siento que nos estamos ecercando a la elaboración de nuevas idéas para la construcción de una nueva sociedad en El Salvador. La historia contemporánea de nuestro país exige replantear y repensar nuevas idéas que se conviertan en propuestas de solución, por ejemplo cómo enfrentar el grave problema de la desintegración social, cómo crear un programa de tratamiento y prevensión de la violencia cuyo tratamiento y solución deben ser integrales. Por ejemplo, que hacer con los miles de niños huérfanos prodúcto del asesinato violento de uno de sus padres? No será desde ya necesario proveér cada escuela con un psicólogo o terapéuta? No será ya necesario la creación de un Ministero de Tratamiento y Prevensión de la Violencia, que en coordinación con todas las alcaldías, iglesias, escuelas, etc, crean instituciones, mecanismos y estrategias para tratar y prevenir la violencia en las juventudes?

Finalmente, se concluye en que la Ciencia Política y la Ciencia Económica, no sólo ostentan lazos de relación científica, académica, histórica o práctica, sino que además están en constante interacción, desde el mero conocimiento científico, hasta la propia praxis social; en cada aspecto de la sociedad, la política y la economía coexisten y sobresalen como actividades predilectas e intrínsecas a la naturaleza humana y social, pero reitero, sus aplicaciones en las realidades concretas y específicas NUNCA debebn ser dogmáticas ni ortodoxas.