¿GANARÁ LA MENTIRA EN EL SALVADOR?