Ganó el pleito en la Asamblea. Presupuesto general no fue acordado

Mi Gente Informa

Diciembre 21 de 2016. Como algo inusitado, después de varios meses discutiendo entre los diputados de diferentes fracciones, principalmente entre Arena y FMLN, partido de gobierno, ayer, en la última plenaria del año no se aprobó el Presupuesto General de la Nación para 2017, debido a las posiciones cerradas y encontradas entre las fracciones.

Entre las diferencias más fuertes  está lo que plantean los representantes del partido Arena que consideran que el presupuesto presentado presenta diversas irregularidades. “ARENA no puede votar por una ley que es inconstitucional porque ignora una medida cautelar de la Sala de lo Constitucional que se refiere al pago de los certificados de Inversión Previsional y se omite de $221 millones de dólares que no tiene asignación presupuestaria ni fuente de financiamiento”, dijo  el diputado Alberto Romero, jefe de la fracción arenera.

Por su parte, la diputada del partido oficial,  Lorena Peña, dijo nuevamente que  no votar por el presupuesto implica no preparar obra física para recibir motores para planta Pavas para los que ya se tienen varios préstamos ya aprobados para su adquisición… de continuar el presupuesto anterior (2016) no habrá escalafón, no habrá inversión porque obras físicas no se repiten, FODES no crecería y el by pass de San Miguel no podrá ejecutarse por la falta de aprobación de presupuesto… no habrá paquetes agrícolas para los campesinos, ni mejoramiento de infraestructura, ni mantenimiento de las granjas penitenciarias, como también  el no ratificar un préstamo por $100 millones de dólares para fortalecer el trabajo de la Policía Nacional Civil (PNC), pues este debe ser aprobado antes del 31 de diciembre de este año…” dijo.

Tales posturas arbitrarias y estéril hegemonía entre ambos partidos ante algo que es fundamental para todo un Estado denota fuertes intereses de grupos y a la vez suma negligencia estadista; al no aprobarse el presupuesto correspondiente al 2017 en tiempo, se mantendrá en vigencia el de 2016 para el 2017 para garantizar el funcionamiento de las instituciones, pero no se define nueva inversión pública, como tampoco pagos de los escalafones.