Gobierno aumentará militares y arsenal de guerra en las calles, “pero llevará deportes”

18 de septiembre de 2017. El partido FMLN, ahora en el gobierno, durante mucho tiempo repudió la militarización de la seguridad en El Salvador, incluyendo al gobierno que lo antecedió, sin embargo, ahora, lejos de desmilitarizar, aumenta las tropas armadas en las calles para “combatir a los delincuentes”, pese a la serie de críticas a nivel nacional e internacional, por todo lo que representa esto en materia de violaciones a los Derechos Humanos de la población.

Este día, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, dio a conocer  que reforzarán los patrullajes policiales, incluyendo tanquetas para “garantizar la seguridad en las  en zonas de alto riesgo en la capital”. Además, ordenó una puesta en marcha de actividades de “prevención”.

“He dado instrucciones a la policía y a la Fuerza Armada para el reforzamiento de la seguridad y la prevención en San Salvador”, comunicó.”He tomado la decisión de reforzar esta delegación de San Salvador con miembros militares y con una mayor movilidad de las patrullas”, dijo.

“Con el Gabinete de Seguridad y las jefaturas de la policía revisamos y conocemos de primera mano los planes y las acciones de los dispositivos para San Salvador”, dijo

“La seguridad y tranquilidad ciudadana son nuestra prioridad”, agregó el presidente, quien considera que los dispositivos de seguridad hechos en San Salvador han sido efectivos.

Este plan lo desarrolla Cerén, pese a que el ministro de la Defensa Nacional, David Munguía Payés, aseguró que “hay presiones internacionales” para que se retiren los elementos de la Fuerza Armada de El Salvador que están apoyando a la PNC en las tareas de Seguridad Pública.

Payés explicó en ese momento que consideraba que “sería un error estratégico replegar a la FAES”. Además, puso como ejemplo el caso de Guatemala, en donde retiraron a miembros militares de los operativos.

“Guatemala cometió ese error por presiones internacionales. También nosotros estamos recibiendo presiones internacionales de retirar la Fuerza Armada de tareas de Seguridad Pública (…) Guatemala lo hizo y se duplicaron los homicidios en seis meses”.