Gobierno de El Salvador sigue sin reaccionar ante inminente política de  deportaciones de USA

 

Febrero 7 de 2017. Desde la llegada de Donald Trump a la presidencia estadounidense  las deportaciones masivas de migrantes son una amenaza latente cada vez mayor  para algunos gobiernos, sin embargo el canciller de la República de El Salvador, Hugo Martínez, afirmó simplemente  este lunes que no ha aumentado el número de salvadoreños retornados.

Trump aseguró antes y después de tomar la presidencia que aquellos que no tengan estatus legal y posean antecedentes criminales serán los primero en ser retornados a sus países de origen, luego aquellos que estén de manera ilegal. Sean Spicer, secretario de Prensa de la Casa Blanca, señaló recientemente que “”Personas que pueden hacer daño o han hecho daño y tienen antecedentes criminales son el centro de la atención (para deportar)”.

El gobierno salvadoreño, además de no ofrecer información sobre las posibles acciones que estaría realizando en defensa de la gran cantidad de salvadoreños en calidad de  indocumentados en aquel país y que estarían amenazados de ser deportados, lo cual originaría una crisis sin precedente en El Salvador; se ha limitado a afirmar: “Hasta ahora no hemos tenido ninguna modificación drástica del número de deportado que están viniendo”, señaló Martínez en una conferencia de prensa.  El canciller salvadoreño aseguró que tampoco existe un aumento de deportaciones de inmigrantes con antecedentes penales.

Las cifras de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGM) reflejan que entre el 1 y 24 de enero de este año han sido retornados 2.414 salvadoreños, 179 más que los computados en el mismo período de 2016, esto según datos publicados en una agencia de prensa internacional.

Según datos oficiales, en Estados Unidos residen cerca de 2.8 millones de salvadoreños, quienes solo el año pasado enviaron  4.576 millones de dólares en remesas, la cifra más alta en los últimos años y representa el 17,1% del producto interno bruto (PIB).

Pese a que no hay un incremento de deportados, el pasado 3 de febrero Martínez anunció que El Salvador está haciendo los preparativos para recibir a los migrantes que podrían ser deportados desde Estados Unidos a consecuencia de las nuevas directrices del Gobierno de Trump.

Entre las medidas adoptadas destacan la firma de un convenio de cooperación entre Cancillería y el Ministerio de Gobernación  para la inserción territorial de compatriotas retornados y busca crear condiciones de atención y coadyuvar los impactos de una deportación masiva.

Las medidas antiinmigrantes anunciadas por Trump han recibido duras críticas, entre ellas las de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) se pronunció en contra de las políticas implementadas por Trump y las calificó de “inhumanas, innecesarias, poco efectivas y costosas”. El panorama es poco alentador, especialmente para los países centroamericanos donde buena parte de la economía familiar depende de remesas.

 

 

Información tomada de contrapunto.com