GRAVE CRISIS EN HONDURAS. Suspenden garantías constitucionales

Honduras. actualidad.rt.com.  Diciembre 2 de 2017. El secretario del Consejo de Ministros de Honduras, Ebal Díaz, ha anunciado este viernes la suspensión de varias garantías constitucionales, el toque de queda a partir de las 11 de la noche y el estado de excepción, según La Prensa.

 El toque de queda se extenderá durante díez días, desde las 6 de la tarde a las 6 de la mañana. El Gobierno ha transferido al Ejército el derecho de controlar la seguridad hasta que se restablezca el orden.

Con la decisión de limitar la circulación de personas, el Gobierno intenta contrarrestar los disturbios provocados por la Alianza de Oposisión en varias ciudades de Honduras reclamando la victoria de su líder, Salvador Nasralla.

El Artículo 2 del decreto establece que “las Fuerzas Armadas, apoyarán conjunta o separadamente, cuando la situación así lo requiera, a la Policía Nacional” para “poner en ejecución los planes necesarios para mantener el orden y la seguridad de la República y garantizar el ejercicio de los derechos democráticos”.

Toda persona encontrada fuera del horario de circulación” será detenida y permanecerá “recluida” y será “puesta a la orden de la Fiscalía General de la República cuando corresponda”, según establece el Artículo 3 del decreto.

El malestar de los opositores del Gobierno ha ido en aumento en los últimos días a raíz del retraso deliberado en el recuento de los votos por el Tribunal Supremo Electoral (TSE). En los tres días posteriores a la jornada electoral del pasado 26 de noviembre Honduras permaneció sin resultados oficiales.

A las 17.40 de la tarde de este jueves, los resultados del conteo que el Tribunal Supremo Electoral mostraba en su sitio daban como ganador al actual presidente Juan Orlando Hernández con el 42,92% de votos, frente al 41,92% de Salvador Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que cuenta con el apoyo del exmandatario derrocado Manuel Zelaya.

 Dado que el opositor Nasralla lideró hasta el jueves el conteo de votos, Zelaya, presidente del partido Libertad y Refundación (Libre), que forma parte de la coalición opositora, acusa al TSE de manipular los datos para favorecer a Hernández.

Por su parte, el TSE convocó el viernes a los representantes de la Alianza Opositora y del Partido nacional para supervisar este viernes el escrutinio especial de más de 1.027 actas que no han sido validadas por inconsistentes.

Sin embargo, la Alianza Opositora no se presentó para atestiguar el último procedimiento para declarar los resultados definitivos de las elecciones. A continuación, el magistrado presidente del TSE, David Matamoros, declaró en rueda de prensa que la oposición había formulado nuevas solicitudes sobre asuntos de informática electoral, lo que impidió que el escrutinio de las papeletas invalidadas se iniciara este viernes, como se había anunciado y postergó la conclusión del conteo para el sábado.

La crisis electoral en Honduras se agudiza según van pasando las horas y se van conociendo, a cuentagotas, los resultados de las presidenciales del domingo. El escrutinio provisional ha sacado a los manifestantes a las calles y ha provocado fuertes tensiones entre los principales candidatos: el presidente Juan Orlando Hernández y su rival, el izquierdista Salvador Nasralla. Se esperaba que el resultado final se diera a conocer ayer, pero al cierre de esta edición no había datos claros. Tan sólo una fuente de la Junta Electoral avanzaba que Hernández seguía en cabeza. Los dos aspirantes se proclamaron ganadores con un recuento que favoreció al candidato opositor con cinco puntos de ventaja cuando había más de la mitad de las mesas escrutadas, pero, después de una pausa de un día y medio, la balanza se inclinó hacia el presidente.

 

En estas reñidas elecciones, Hernández, que busca la reelección con su Partido Nacional, de centro derecha, obtenía el 42,5% de los votos, según el último informe del Tribunal Supremo Electoral (TSE), frente al 41,7% de Nasralla, que representa a una amplia coalición que aglutina corrientes conservadoras y de izquierda.

Por su parte, Nasralla denunció falta de transparencia en el proceso y anunció que, en contra de lo que había afirmado inicialmente, no reconocerá los resultados que pronostican su derrota. «Sólo aceptaremos el resultado si cotejamos las actas físicas que tenemos en nuestro poder y que nos llegaron de todo el país. De lo contrario continuará la protesta nacional», dijo. Un enfrentamiento entre las fuerzas del orden y seguidores de Nasralla que intentaron llegar hasta los almacenes donde se guarda el material de las elecciones dejó varios heridos, algunos de ellos fueron llevados a un hospital público. Sin embargo, esto no ha desalentado a los manifestantes. «Vamos a seguir protestando, no vamos a aceptar que le roben el triunfo a Nasralla. Juan Orlando Hernández debe respetar la voluntad popular y entregar el poder», asegura Josué Valladares un estudiante de 20 años.

Hernández pidió a los hondureños esperar con calma y en paz el escrutinio y respetar el resultado. «El presidente ya dijo que se deben contar todas las actas. Que se haga ese proceso y se comprobará que los nacionalistas ganamos las elecciones. No tienen que estar haciendo esos relatos en las calles, bloqueando las carreteras», dijo una ama de casa de 45 años.