¿Hasta cuándo los abusos en el cobro del agua señor Fortín?

Ing. Francisco Gómez

Siguen saliendo a luz más anomalías en los cobros del agua, por parte de Anda. A esto, se suma el pésimo e irregular servicio que brindan, denunciado por numerosas comunidades a lo largo del país. Uno de los reclamos más famosos fue, sin duda, el de la Niña Lilian, cuyo video se viralizó y generó numerosos memes.

Hay otros menos afamados, pero que igualmente evidencian una realidad preocupante: la discrecionalidad con la que dicha autónoma realiza cobros e impone multas. Detrás de eso, existen personas que sufren, víctimas de tales –sí, porque eso son– injusticias.

El Diario de Hoy publicó la historia del vicentino Tito de Jesús Martínez. A su casa llegó un recibo de agua por $2,484, que debía pagar el pasado 24 de abril y que todavía no ha podido cancelar. La historia se remonta a noviembre del año pasado, cuando le cobraron $741. El problema era, supuestamente, una fuga interna, que, asegura, arregló. Un mes después, llegó otra factura, esta vez por $1,555.

La publicación cuenta que Martínez fue a la Defensoría del Consumidor. Después del trámite, la cuota disminuyó un mes, pero luego regresaron los altos montos. Confiado en que lograría algo, el señor, de 74 años, escribió al presidente de Anda, Marco Fortín. No obtuvo respuesta. Lo único que recibió a cambio fue la factura con el famoso cobro de $2,484.

“En la carta le decía que no tenía la capacidad de pagar $1,555 y ahora viene doblado. En Anda no me dan solución, solo me dijeron que no podían hacer nada y que lo único que yo podía hacer era ir a la Defensoría… y siempre sigo con el problema… En la noche hasta el sueño se me va, al acordarme del montón de pisto y que no tengo la capacidad para cancelar”, dijo a este medio.

Agobiado, concluye: “Si quieren que me manden preso, pero yo no puedo pagar”.

Los salvadoreños sufrimos la penosa situación de una institución mal manejada desde hace tiempo, y empeorada en los últimos dos periodos de gobierno. Su presidente, en cambio, no da respuestas efectivas y sigue en su cargo desde hace 10 años.

Refundido en el Portal de transparencia del Gobierno, encontré que dicho funcionario nos cuesta $5,764.65 cada mes a todos los contribuyentes salvadoreños (y esto es lo que conocemos públicamente). En la práctica, por su trabajo ineficiente, estamos tirando el dinero que no nos sobra. ¡Ya es hora de ver resultados y una solución a los problemas del agua en nuestro país!

Es irónico haberle visto marchando el Día del trabajo con algunos empleados públicos, políticos de izquierda y líderes del FMLN.
Mientras en un evento se une a las consignas “antimperialistas” y “antioligárquicas” –al menos con su asistencia, las acepta implícitamente–, la negligencia con la que se administra Anda golpea con mucha más fuerza a los desfavorecidos, a aquellos a quienes dicen “defender y representar” los políticos con discursos de una guerrilla nostálgica y fracasada.

Más cínico aún resulta verlo salir de dicho evento en una Cayenne, acompañado de al menos seis guardaespaldas. Qué bien que pueda darse esos gustos y placeres, pero al menos esperaría coherencia en el obrar de un funcionario que trabaja para un gobierno poco amigo de los “lujos capitalistas”… quizás estos políticos tienen la esperanza de que algún día el Porsche sea un automóvil accesible para todo el pueblo.

Además, probablemente su importante cargo lo expone mucho y es por eso que necesita ir bien protegido.

Déjese de tantas vueltas, señor Fortín. Solucione los problemas de Anda y póngase a trabajar por la gente que le paga su salario.