Increíbles salarios a los “funcionarios” del gobierno; grave corrupción en la impunidad.