Lula da Silva, ex mandatario de Brasil (Reuters)
Lula da Silva, ex mandatario de Brasil (Reuters)

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue el “comandante máximo” de la red de corrupción que desvió miles de millones de dólares de la estatal Petrobras, afirmó este miércoles el jefe del equipo de fiscales que investiga el caso.

La Fiscalía pidió la inculpación de Lula “como comandante máximo del esquema de corrupción” revelado por la Operación Lava Jato (lavadero de autos) que operó en Petrobras, dijo Deltan Dallagnol, en una rueda de prensa en Paraná (sur).

Ahora el juez del caso, Sergio Moro, deberá decidir si acepta la denuncia contra el ex mandatario (2003-2010).

Según el fiscal Dallagnol, en esta causa, una de las múltiples del expediente que conforma “el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil”, Lula recibió unos 3,7 millones de reales (USD 1,1 millones al cambio actual) “en sobornos pagados disimuladamente”.

“Sin el poder de decisión de Lula, ese esquema sería imposible”, dijo Dallagnol.

Reveló además que se había constatado que la constructora OAS, una de las principales involucradas en la trama político-empresarial de sobornos en Petrobras, transfirió recursos al ex presidente mediante la reforma de un apartamento tríplex y de un contrato falso de almacenamiento de bienes personales.