La Paty, mi amiga y el seguro privado de los políticos

 Bessy Ríos

Como ya les he contado yo nací en Soyapango, ahí crecí y formé grandes amistades, varios de ellos y ellas han migrado a los Estados Unidos y aún mantengo contacto con ellos a través de las redes sociales que son una gran herramienta en ese sentido.

La Paty, era mi vecina de la casa de la par, una niña que solo es 2 años mayor que yo –tengo 37, haga la cuenta usted-  obviamente la cercanía nos permitía jugar largas horas de pequeñas en las gradas de la casa, más grandes salimos a la colonia a correr, jugar con nuestros demás vecinos, tengo innumerables recuerdos de esos años, los mejores de mi vida… cuando me mudé de la colonia en 2003, nunca perdí el contacto ni con ella, ni con otras amistades, solo que por la inseguridad de la zona ya no puedo ir a verlas a sus casas y tomarme un café, desde 2009 no he podido volver a llegar a la San José II.

La Paty es la hija del sindicalista Fito Prieto de la Resistencia Nacional, quien fue secuestrado por cuerpos de seguridad en 1985 frente a mi casa y que meses después en un gesto de buena voluntad el presidente Napoleón Duarte lo entregó a su familia, la Paty mi amiga y su mamá salieron en cadena nacional abrazando a don Fito. En 1989 en el marco de la ofensiva final “hasta el tope y punto”, don Fito muere a manos de la fuerza aérea salvadoreña que con un roquetazo lo partió a la mitad, esto el segundo día de la ofensiva, mi amiga, su hermanita recién nacida y su madre quedaron solas y desde entonces han luchado esas mujeres para salir adelante, de manera incansable y haciendo todos los trabajos posibles … es que doña Tere nunca se doblegó ante la viudez, ni las carencias económicas… las tres son mujeres de izquierda que honran la memoria de don Fito, creen en las transformaciones sociales y han votado tanto por Mauricio Funes como por Salvador Sánchez Cerén, ven el sacrificio de don Fito como un aporte para que la izquierda ganara por primera vez y por eso las tres rompieron en llanto al saber que Funes había roto la hegemonía de la derecha en El Salvador.

Pues bien, el 10 de febrero recibí una llamada, me informaban que La Paty estaba enferma y sería ingresada en el Hospital Nacional de Soyapango “el Molina Martínez” porque luego de un año de tratamiento ambulatoria para el cuadro de piedras en la vesícula, finalmente había espacio y podrían operarla, efectivamente la ingresaron el 14 de febrero, a mi amiga le realizaron dos cirugías en ese hospital donde estuvo casi un mes ingresada y lejos de mejorar cada vez empeoraba y un día ella me llamó y me pidió ayuda, tenía meses de no hablar con ella, su voz era cansada y entrecortada por las lágrimas… ese mismo día me puse como loca a contactar a cuanta persona podía del Ministerio de Salud y no voy a mentirles recibí un gran apoyo, me dijeron que podía llevarla al Hospital Rosales que ahí, ella recibiría mejor tratamiento, a través de otra gran amiga Sarahí Molina, logré conseguir la ambulancia para hacer el traslado, ella recuerda al padre de la Paty como un compañero de lucha y nunca dudó en apoyar a la hija de su amigo.

Al día siguiente salí como loca para Soyapango, me bajé en Unicentro y procedí a buscar a la niña Tere, ella me dijo que estaba con su hija pero que el director de Hospital Molina no quería dejarla salir y no quería que yo ingresara, claro ahí empezó mi martirio, me discutí con los vigilantes de la entrada -3 vigilantes, no sé por qué tienen 3- porque ellos insistían que como no era pariente no podía ingresar y no había poder humano que les hiciera entender que iba a sacar a mi amiga y me la llevaba al Rosales, fue hasta que nuevamente llamé al Ministerio de Salud y que un alma se apiadó de mí que llamaron al Subdirector de ese hospital y éste salió a ordenar que me dejaran entrar, pero no dudé en recordarles a esos vigilantes a quienes había observado maltratar a “Mundo y Raymundo” que por ese trato bestial que dan es que nadie les apoya en su lucha del tal “escalafón”.

Habiendo ingresado al Hospital logré ver a mi amiga, tirada en una silla, no podía respirar estaba bien cansada, de su herida donde sobresalían dos tubos, se observaba una enorme cantidad de líquidos biliares que se esparcían por todo su abdomen y ni una gota salía por los tales tubos, el subdirector estaba molesto pero a mí no me dijo nada grosero -aunque tanto Paty como su madre me dijeron que el médico les había dicho que yo no era nadie para decirle que me llevaría una paciente y que él no estaba obligado a recibirme-, sólo me aclaró que ellos habían hecho un gran trabajo y que mi amiga les debía la vida a ellos.

Finalmente me entregaron el informe de lo que le habían hecho, una simple página con varios sellos pero que en boca del Subdirector ahí iba un resumen detallado de los procedimientos que le habían realizado a Paty, más unos exámenes que hacía unos días le habían hecho.

El ingreso al Rosales fue muy cordial, los médicos la atendieron inmediatamente y al ver la gravedad la ingresaron en “la máxima” ese mismo día por la noche la volvieron a intervenir para revisar el procedimiento… supe por otros médicos que los tales tubos habían sido mal colocados, los líquidos no solo salían a chorro hacia el abdomen de mi amiga sino también dentro de su cuerpo y habían quemado sus órganos internos y se había acumulado el líquido generado presión hacia los pulmones por ello estaba cansada, la drenaron y colocaron los tubos bien, pero había otro problema, a raíz de la mala intervención en el Molina mi amiga tenía una infección horrorosa y empezaron con un tratamiento con un medicamento que había de ser complementado por otro que evitara dañarle la ulcera gástrica que se le ha formado de tanto medicamento y de pasar tantos días sin comer en el Hospital Molina.

Aquí hay una realidad que no podemos obviar, del Hospital Rosales se le solicitó a la familia llevar los antibióticos porque el Hospital no contaba con ellos y nos empezamos a movilizar, contactar amigos en el exterior porque cada medicamento era más caro que el otro… para esos días salió a la luz que se recortaba en $4 millones el presupuesto del Rosales y que los diputados y diputabas conservaban su $4.5 millones para contratar su seguro médico privado, ese día lloré a todo lo que me dieron las lágrimas y la indignación… los compañero de lucha de Don Fito le daban la espalda a su hija, esa que dejó huérfana porque creía en los altos ideales.

La Paty va para 4 meses ingresada en el Sistema Nacional de Salud, este lunes entró a su 5 cirugía y mientras escribo estas palabras me avisan que está entubada, no sé si va a sobrevivir, sé que he dado la lucha y ella ha hecho su parte, nadie nos dice cómo está ni da esperanzas de vida.

La Paty tiene 39 años, se quedó huérfana de padre a los 11 años, porque su padre creyó que el partido no dejaría desprotegida a su familia, hoy los compañeros tienen seguro médico privado –aún sin contratar pero tienen retenidos 4.5 millones que bien podrían regresarlo al Rosales- mientras su hija, durante el segundo gobierno de la izquierda, recibió mala praxis en el hospital Molina, le piden comprar sus medicamentos en el Rosales, además, a pesar que solo una de ellas trabaja ya no recibía subsidio de ANDA, ni de energía eléctrica, ni de gas licuado de petróleo -GLP- y hoy está entubada… Don Fito no luchó por esto y creo que los compañeros en el poder se han obnubilado y perdieron el horizonte por querer conservar sus privilegios y en su búsqueda de apoderarse de las instituciones del Estado, han descuidado lo más importante … ¡a la gente!.

Deberían como mínimo los diputados y diputadas de la Asamblea Legislativa y en especial los del FMLN, por coherencia y verdadera lucha social en favor de las enormes cantidades de salvadoreñas y salvadoreños que no cuentan con seguridad social, renunciar al seguro médico privado, pedir se regrese ese dinero de inmediato al Hospital Rosales, sería bueno que también busquen a Paty y pregunten a los médicos si la hija de su compañero va a sobrevivir, mucho se los agradecería porque ni a su familia, ni a mí nos dan información

Espero “gorda” que esto solo sea un trago amargo de la vida y que dentro de unas semanas te sentés a leer estas líneas y me digás “china te pelaste” o que me digas “china que desvergue armaste” … que digas lo que tu quieras pero que hables y sonrías, que podamos abrazarnos y sentarnos a recordar cuando me tiraba el muro de mi casa sin permiso y me pasaba a jugar a tu casa… también la vez que ayudaste a verme con un novio con el que no me daban permiso y tantas tantas cosas e historias que tenemos, porque de esa amistad surgió un gran cariño, te volviste una hermana, amiga y confidente. ¡Te quiero gorda!.

 

PD.

MI AMIGA LA PATY MURIÓ ESTE DÍA 24 DE MAYO… ESTE DÍA MURIÓ UNA PARTE DE MI INFANCIA, DE MI VIDA, UNA PARTE DE CORAZÓN… SE MURIÓ MI GORDITA, MI AMIGA, MI HERMANA… ESTE DÍA PIDO NO POR ELLA, MÁS BIEN PIDO A TODO EL QUE VAYA A VOTAR, NO DARLE SU VOTO AL DIPUTADO O DIPUTADA QUE DEFIENDA EL SEGURO MEDICO PRIVADO PARA LA ASAMBLEA O CUALQUIER OTRA INSTITUCIÓN DEL ESTADO… ELLOS Y ELLAS NO LO MERECEN, PERSONAS COMO MI PATY MUEREN A DIARIO Y ELLOS/ELLAS NO LES IMPORTA… NO LOS DEJEMOS MANTENER ESE PRIVILEGIO, SE LOS PIDO EN NOMBRE DE SU MEMORIA…