Lecciones de separación de poderes para el oficialismo salvadoreño

 ADRIANA PERALTA 
La separación de poderes demuestra que un Estado está perfectamente equilibrado y sano 

El concepto de frenos y contrapesos o es desconocido por la izquierda de El Salvador, o es ignorado a su conveniencia. La idea de un sistema político con tres órganos del Estado es que evitar que exista una concentración de poder en un solo órgano de este, en un partido político e incluso en una persona, para evitar que tal poder cree una dictadura o autoritarismo.

El propósito de un sistema así es poner en balance a las personas que dictan las leyes (Asamblea Legislativa), a los que administran un país (el ejecutivo) y a los que evalúan las leyes y velan por la resolución de conflictos entre ciudadanos y entre los ciudadanos y el Gobierno (el legislativo).

El sano balance de estos tres órganos del Estado hace que el poder no sea ejercido por un grupo pequeño de personas y que para establecer un mandato se necesite dialogar con varios sectores de una población.

La ida y venida de resoluciones entre los tres órganos del estado fortalece un sistema republicano. Un: “dime que te diré” sano y constructivo con un Gobierno pequeño y eficiente es lo que crea prosperidad en una nación (junto al Estado de derecho, tema que merece enciclopedias enteras).

Lección de cívica que necesita, ¡le urge! al partido FMLN, el partido oficial de El Salvador. Si no la saben, les invito a agarrar cualquier libro de educación cívica. Después de leer las lecciones más básicas tal vez aprendan que atacar a otros órganos del Estado por no hacer lo que quieren o por emitir opiniones contrarias es parte de un país sano. Y que dejen de buscar desestabilizar el freno y contra peso del Estado.

Para muestra un botón, el martes 16 de enero la Alianza Social por la Gobernabilidad y la Justicia (ASGOJU) presentó a la junta directiva de la Asamblea Legislativa una pieza de correspondencia en la que solicitaba la creación de una comisión para poder destituir inmediatamente cuatro de los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

La Alianza solicita la destitución de Rodolfo González, Sidney Blanco, Florentín Meléndez y Belarmino Jaime; magistrados que han hecho sentencias que han ido en contra de los intereses del FMLN, el partido oficial de El Salvador. La diputada Jackeline Rivera del FMLN, del partido oficial de El Salvador, respaldó esta iniciativa.

La pieza de correspondencia explica que esta Alianza considera necesaria la destitución de los magistrados debido a que ellos “han invalidado la competencia legislativa expropiando la facultad inherente a la institución parlamentaria”. La organización también considera que estos cuatro magistrados “desconocen a cualquier otra funcionario, institución u órgano del Estado que no obedezca o que cine en forma contraria respecto a sus designios”.

¡Pero si para eso están los otros órganos del Estado! Para traer un contrapeso a los otros órganos de este cuando han actuado fuera de sus competencias o haciendo algo que va en contra de la constitución.

Eugenio Chicas, vocero del Gobierno de El Salvador, expresó en una entrevista matutina del canal estatal que hay “cansancio” por estar acatando las resoluciones de la Sala de lo Constitucional.

“Es cierto que en este país se han venido cumpliendo las resoluciones de la Sala de lo Constitucional, pero ya hay cansancio, ya hay cansancio en el sentido que es notorio que estos señores, como se dijo el año pasado, toman resoluciones que no incluyen el contexto de las condiciones del país. Ellos fallan y ordenan al Ejecutivo medidas urgentes ordenar el desorden que va a ocurrir”.

“Cansancio de acatar resoluciones”. Eso me hace dudar qué harán al respecto. Un buen día decidirán que ya no quieren estar dentro de un sistema con tres órganos del Estado, y si no quieren estar discutiendo opiniones contrarias, ¿van a empezar a sacar colores déspotas, autoritarios, demagogos y dictatoriales?

Otro ejemplo de la falta de cultura cívica; Medardo Gonzalez, secretario general del FMLN llamó a sus bases a presionar a la Sala, por una medida cautelar que no le parece a su partido.

“No tenemos nosotros, en el FMLN, ninguna duda de que esta medida, que esta medida cautelar que están tomando estos cuatro magistrados es una medida que corresponde a un plan político… Lo que pretenden es afectar al Gobierno, afectar el prestigio del Gobierno. Ellos lo que pretenden es afectar al Gobierno, golpear al FMLN políticamente creyendo que con esta medida lo que van a hacer es golpear al FMLN y al Gobierno, pero con esta medida lo que van a hacer es golpear a decenas de miles de compatriotas que usan el SITRAMSS”.

Si la lección cívica no le hace falta al FMLN, sino que actúan por alevosía, pues es claro que su propósito es destruir un sistema desde adentro. Tengo otra duda para el FMLN, la guerra qué se peleó en El Salvador fue ¿para que hoy sean otros los autoritarios?