Papa Francisco llama a sacerdotes y laicos a dejar el comodismo y el silencio, y comprometerse en la realidad

Julio 4 de 2017. Recientemente, el papa Francisco envió un mensaje directo a los sacerdotes: a no callar ante los problemas que enfrentan las sociedades en la actualidad. Aunque su homilía tuvo mucho carácter religioso, rompió su habitual llamado a la responsabilidad para con la sociedad de todos los cristianos para poner un punto de inflexión a su clero.

Durante la misa de la conmemoración de los apóstoles San Pedro y San Pablo, que concelebró con los nuevos cinco cardenales, entre ellos Gregorio Rosa Chávez, el obispo auxiliar de San Salvador, Francisco pidió a su iglesia comprometerse más con el evangelio.

“Hoy en día, en varias partes del mundo, a veces en un clima de silencio, —un silencio con frecuencia cómplice—, muchos cristianos son marginados, calumniados, discriminados, víctimas de una violencia incluso mortal, sin que los que podrían hacer que se respetaran sus sacrosantos derechos hagan nada para impedirlo”, señaló el pontífice.

aludió a realidades que acontecen con frecuencia, aunque la homilía tuvo un carácter más espiritual, más dirigido a la iglesia, con copia, sin duda, para los laicos.

Francisco dijo que para la vida del apóstol existen tres palabras: confesión, persecución y oración, y fue al punto directo con su clero al recordar el hecho bíblico cuando Jesucristo preguntó a los apóstoles: “¿Quién creen ustedes que soy?”. “Esta pregunta, esencial, la dirijo a todos, pero especialmente a nosotros pastores”, recalcó.

El mensaje estuvo cargado de responsabilidades para la iglesia, así lo considera el padre Edwin Henríquez, director de la radio YSAX, La Voz del Buen Pastor: “La homilía es para toda la iglesia y, claro, los que deben dar el primer paso son la jerarquía, que debe confesar la fe en medio de la persecución en unidad de oración con Dios y con toda la iglesia”, explicó.