POR QUÉ LOS GOBIERNOS DE IZQUIERDA NO SE CONSOLIDAN (II)