¿Porqué armar a las comunidades en lugar de trabajar con ellas?

 Ricardo Sosa
 Contrapunto

Política de Seguridad, Todo el país por la seguridad, Policía comunitaria, Consejo de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Plan El Salvador Seguro-PES, Impuesto a la seguridad, Medidas Extraordinarias, FIRT, FES, GCAC, Némesis, Prevención, y ahora “armar a la población civil” son algunos de los nombres con los que  se ha denominado  a diferentes planes y estrategias en materia de seguridad pública por el ejecutivo en su intención de combatir el crimen y la inseguridad en nuestro amado país y que tienen un periodo de tres o cuatro meses de intervalo para que surja una nueva iniciativa y todos los salvadoreños a la espera que en esta oportunidad tenga el efecto que se nos dice y quiere hacer creer.  

Hace unos días se ha retomado un proyecto que no es nuevo, esta idea se ha discutido durante semanas y durante el año anterior se pretendió implementar en algunos municipios que serían los modelos y el estado salvadoreño brindaría las condiciones y facilidades para lograrlo. La pregunta que me surge es ¿Armar a la población civil es la solución a la inseguridad ciudadana? la respuesta categórica es “NO”, por supuesto que existen antecedentes y muy nefastos para la historia de nuestro país a la cabeza los denominados grupos de exterminio; en aquel momento al igual que ahora sin ningún tipo de estudio técnico se instalaron y no tardaron mucho en comenzar a violar los derechos humanos, civiles, abusos, arbitrariedades, persecución política, y finalmente se convirtieron en grupos armados al margen de la ley y comenzaron a delinquir, desaparecer personas y asesinarlas.   A los promotores de esta iniciativa se les olvida que estos grupos quedaron  como parte de la Firma de los Acuerdos de Paz y se ordenó su desmontaje inmediato y se disolvieron las defensas civiles y se reconoció el principio que todo cuerpo o grupo paramilitar debe ser proscrito dentro del Estado de derecho. Los riesgos de conformarlas en mi opinión son mayores que los siglos pasados ya que ahora tenemos al crimen organizado transnacional, estructuras de pandillas, delincuentes, una sociedad con altos grados de intolerancia que podrían generarse venganzas personales en los barrios, colonias, comunidades, cantones, caseríos y hasta donde se pretenda instalarlas, además en pocos meses muchos de estos grupos formarían nuevas estructuras del crimen organizado.

El uso de armas de fuego es un privilegio para los ciudadanos luego de cumplir los requisitos de Ley que establece el Ministerio de Defensa por medio de sus oficinas del registro de armas de fuego, se requiere del conocimiento teórico de las leyes relacionados y uso de armas de fuego, práctica y adiestramiento en tiro no como un pasatiempo o deporte, gozar de salud mental lo cual se debe de comprobar por los respectivos exámenes, además es necesario tener conocimiento y capacitación en el uso progresivo de la fuerza y procedimientos. Hasta la presente semana no existe ningún tipo de regulación legal para esta propuesta. El implementar un proyecto de este tipo sería nefasto y un claro retroceso para nuestro país. De tomar la decisión el estado salvadoreño pasaría en primer lugar por reconocer que el crimen organizado y las pandillas han sobrepasado la capacidad de cumplir la Constitución de la República a pesar de contar con el refuerzo de la Fuerza Armada desde el año 2009 que sería temporal y se ha establecido e incrementado en número y en atribuciones. Lo cual se sumaría a la ausencia del estado en muchos cantones y caseríos del país y que le ha permitido al crimen organizado ocupar este espacio. De igual forma pondría en evidencia lo que he opinado por años la ausencia de una verdadera política criminológica que atienda la erradicación de los verdaderos factores criminógenos y basada en la prevención.

La participación ciudadana y una comunidad organizada son factores clave para   la prevención y poder cumplir una política criminológica. Es competencia del Estado garantizar la seguridad. Y es la FGR y PNC los responsables de ejecutarla. La seguridad en ningún momento se encuentra en un arma de fuego. Cuál será el nombre del nuevo proyecto en seguridad antes de las vacaciones de agosto?