Relaciones del poder contra el poder.

Eduardo Alas

Las relaciones del poder se desarrollan en base a intereses que en su mayoría son de grupos de élite económica. Se crea un contexto inusual donde es esta élite económica la que predomina en base a intereses únicamente económicos y no sociales, por tal razón las cosas parecen un escenario difícil de comprender. Existen diversidad o tipos de poder: económico, político y social. El poder económico es de mayor impacto y utiliza al poder político para poder perpetuar o masacrar al poder social. Es el poder social donde convergen diversidad de identidades, posturas y recursos como lo es la sociedad en sí misma, es decir que entre los tres poderes es el social el más dadivoso por su simple naturaleza de estar compuesto por la mayoría infinita, al contrario del poder económico que se limita a la mayoría finita. Es entonces el poder político el mediador entre ambas poderes un tanto opuestas. Es ahí la importancia sustancial del poder político, ya que tiene la capacidad de coaccionar a cada una de sus allegadas por igualdad o desigualdad, y este está compuesto por una combinación del poder económico y poder social, lo político tiene la capacidad del orden y el dictamen.

La configuración del mundo está diseñada de manera histórica para siempre beneficiar al poder económico utilizando al poder político y explotando al poder social. El mundo funciona así y no se puede romper un ciclo artificial por el simple hecho que no es reconocido por el poder social donde reside la diversidad. Por tal razón existen tantos países como ideologías para crear el estadio perfecto: división. El Salvador es una minúscula y casi invisible parte de las relaciones del poder contra el poder. Las necesidades humanas son categorizadas en la pirámide de Maslow, la cual enfatiza en las necesidades en un orden básico a fundamentales. Es con ello, que en El Salvador, el poder se ha desarrollado o ha sido desarrollado por grupos de poder desde hace mas de tres décadas, en esto ha influido el “sistema de partidos políticos salvadoreño” como bien lo describe el Doctor Félix Ulloa en su libro. Es este sistema multipartidario polarizado el que ha limitado que interactué de manera plena el poder social a nivel institucional.

A partir de los levantamientos de insurrección indígena, clase trabajadora y campesinos se encamina un proceso de choque del poder social contra el poder económico de ese entonces. Posteriormente se agudizan las relaciones al nivel de generar una crisis o crear una crisis, la cual puede tener una explicación sobre la “teoría de crisis” ligada a la vida del individuo y sobre pasa lo colectivo y se avanza a la “teoría realista del conflicto”. Exponiendo entonces, las relaciones de poder en nuestro país sean caracterizado por choques entre bloques de manera desigual y desproporcional en lo económico, geográfico, territorial y armamentístico, donde el poder con mayor debilitamiento es el poder social. Durante el conflicto armado de los años 80’S a 90’S el poder político irrumpió como estandarte de represión donde las relaciones se agudizaron permitiendo el fortalecimiento de las actuales fuerzas partidarias de El Salvador: ARENA y FMLN.

En el juego de las relaciones del poder no hay sorpresas. Muchas de las cosas están diseñadas o prediseñadas para beneficiar a buena parte de las personas con mayor poder. Los actuales partidos políticos tradicionales están en decadencia estructural, social, organiza y filosófica. Esa decadencia del poder político del seno de los partidos políticos tradicionales se puede evidenciar con la aparición de ciertas personas del poder económico perfilándose con toques de liderazgo popular y por el surgimiento de liderazgos sociales despuntando para incorporase a la vida política local y nacional. Antes no se había evidenciado la enérgica relevancia de la sociedad por formar parte del poder político. Aunque en determinados momentos el poder económico se ha mantenido en estatus de “controlador” de los demás poderes. Pero esto es una crisis del sistema económico donde no hay espacio para una nueva burguesía social por lo que la hegemonía económica está en crisis y la política tradicional en decadencia y la “sociedad rezagada sin organización.

La tensión en el espectro publico crea un panorama donde los problemas son actuales y las soluciones futuristas impulsadas por los responsables de crisis, es decir, si seguimos haciendo lo mismo obtendremos los mismos resultados. Reconozco la próxima oportunidad de hacer diferentes las cosas en lo político.  El desarrollo del poder se basa entre tanto, de la capacidad de reconocer los problemas, plantear soluciones y controlar crisis.  Es ese desarrollo del poder el que determinada el ultimo eslabón de satisfacción en cuanto a las necesidades de cada persona, unas han comprendido más rápido este elemento, por lo que indiscutiblemente veremos relaciones mucho más dinámicas e inesperadas en la sociedad.