Saca aún dispone de sus cuentas en Dubái, Egipto, Costa Rica y República Dominicana.

 

Diciembre 9 de 2016. Los procesos judiciales contra graves casos de corrupción en El Salvador aún no han logrado dar golpes significativos en el orden de recuperar parte de las grandes cantidades de dinero sustraído de los fondos públicos en los diversos procesos que se siguen en os tribunales; esto debido a algunas complejidades que representa tal situación, ante las que pareciera existir demasiada debilidad, aun cuando existe diversidad de instrumentos internacionales contra la corrupción de los cuales el país es parte.

El caso más emblemático en este orden es el que se sigue contra el ex presidente Antoni Saca y un grupo de quienes fueran sus funcionarios, por el posible cometimiento de una serie de delitos como  peculado, lavado de dinero y agrupaciones ilícitas. Según el requerimiento fiscal son  246 millones de dólares los sustraídos deliberada y reiteradamente de las cuentas del Tesoro Público

Es hasta estos días que el Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador ha solicitado asistencia internacional para poder congelar las cuentas bancarias detectadas en diversos países a nombre del imputado el extranjero de este exmandatario, no así las registradas por posibles testaferros.

De acuerdo a la Fiscalía General de la República dichas cuentas se encuentran en Dubái, Egipto, Costa Rica y República Dominicana, pero se desconoce si a estas alturas las mismas han sido vaciadas  por apoderados del imputado, lo cual podría estar sucediendo debido a que no existe restricción alguna; con lo cual una vez más se estaría burlando uno de los objetivos de la justicia, (Ley de Extinción de Dominios) como lo es la recuperación de los fondos defraudados.

Según informó recientemente la FGR la esposa de Saca, Ana Ligia de Saca habría realizado el retiro de un millón de dólares de la cuenta en un banco de Dubái, lo cual ha sido negado por la ex primera dama y la defensa, pero el Ministerio Público afirma tener pruebas de ello.

Los imputados Antonio Saca, Elmer Charlaix, Julio Rank, César Funes y tres ex funcionarios de menor rango durante ese período presidencial e incluso el actual, permanecen en prisión provisional, más no existen garantías de que se recuperen los montos cuya sustracción se les atribuye.