¿Servidores públicos? Vividores. SOBRESUELDOS SON CORRUPCIÓN

 

Bessy Ríos

Siempre que escuchamos a un nuevo político aparecer nos recita el poema de siempre “no tengo necesidad, he venido a servir”, eso mismo escuchamos de los funcionarios que son nombrados en los ministerios, autónomas y otras dependencias del Estado.

Se presentan con aires de pureza diciendo que ellos han descuidado sus empresas o que pueden ganarse un mejor salario en organismos internacionales o la misma empresa privada… ¡Puras mentiras!

Con las recientes develaciones de la práctica de los sobresueldos, pago adicional, complemento o el nombre que usted desee darle, ha quedado claro que aquí nadie entra a la función pública o la política a servir, entran a servirse y con la cuchara más grande.

Ni la oposición política tiene la calidad moral de decir una palabra –de hecho no lo hacen- porque los funcionarios actuales han sido sus dignos aprendices en la intríngulis de pagos adicionales al margen del sistema financiero y sin pagar los impuestos.

Vergüenza debería darles a todas y todos los que están en función de defender esos pagos espurios al margen de la ley, ¿Quién les ha dicho que tienen derecho a tener ese ingreso adicional? Con el beneficio adicional de no reportar el ingreso a la Hacienda Pública.

Para tener funcionarios así de sacrificados, mejor quédense en sus casitas, negocios, empresas o empleos mejor remunerados.

ARENA y el FMLN, han normalizado una práctica que en cualquier parte del mundo personas con dignidad renuncian de sus cargos, han fomentado el pago al margen del sistema financiero y al no pago de impuestos ¿con qué cara salen a exigir que otros paguen impuestos si a sus funcionarios en un caso por 20 años y el otro por siete años les han generado condiciones para ser evasores de impuestos?

Pero volvamos el rostro a la ciudadanía impávida y desinteresada que se da cuenta de estas circunstancias y guarda silencio, todos los funcionarios que tenemos son los que merecemos, los hemos puesto en el poder y nos dedicamos a defender sus sinvergüenzadas con una frescura que da terror.

Como sociedad debemos exigir que se entregue la lista de los montos en concepto de pago adicional, entregada a los funcionarios de las diferentes administraciones, así como los nombres de cada uno de esos asquerosos vividores.

Estos pagos no pueden ser vistos como algo a la ligera, porque no es una cosa sencilla, esto es grave y nos muestra el nivel de corrupción que tenemos, de un sistema podrido y creado para beneficiar al que se encuentra en turno del poder, así se tienen genuflexos funcionarios para que guarden silencio, para que dejen pasar circunstancias indebidas o simplemente para tener siervos a los que se les calla la boca con un puñado de billetes.

Seguir a estas alturas de la vida negando la existencia de estas prácticas y peor aun defendiéndolas, es sin duda el acto más servil que pueden hacer.

La dignidad no se compra en la tienda de la esquina, se enseña en casa y se cultiva, pero lo principal siempre debe ser, aprender a ser autocríticos y como lo he dicho en varias ocasiones: amor no quita conocimiento, que Ud. señale los errores de los funcionarios y el partido en el gobierno no lo hace traidor, al contrario, uno debe aprender a ser leal y nunca traicionar a su dignidad, conciencia y ética.