Yo Soy Mi Gente (Primer artículo)

Escrito por Dr. Hugo Renderos, PhD, JD, MPA, MS

Consultor Político y Catedrático Universitario

Lunes 6 de Marzo del 2017

 

En El Salvador los partidos políticos van y vienen. Es decir que, en nuestro querido país, partidos políticos son creados, se convierten en partidos políticos legítimos, postulan sus candidatos al congreso, y si ganan algunos escaños en el congreso y hacen un buen trabajo como políticos, pueda ser que perduren en el puesto por un término o dos y luego desaparecen. Así hemos visto que ocurrió en la historia recién de El Salvador. Por ejemplo, tenemos partidos políticos que fueron creados en los años finales de los 1990’s y principios de los 2000’s como son los partidos Popular Laborista (PPL), Acción Nacional (PAN; totalmente diferente al PAN de la época del autoritarismo militar, Frente Democrático Cristiano (FDC), Liberal Nacional (PLN), Cambio Democrático (CD).

Por ciertas razones, todos estos partidos políticos han desaparecido del ámbito político salvadoreño. Por supuesto que hay excepciones como lo es en los casos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Partido de Conciliación Nacional (PCN), y Democracia Cristiana (PDC). La población salvadoreña está hasta la coronilla con la introducción de nuevos partidos políticos cada temporada electoral. Los ciudadanos les han perdido la confianza, interés, seguimiento, y apoyo. Pues las poblaciones se quejan que los nuevos partidos políticos ofrecen lo mismo de lo mismo. No hay nada que un nuevo y emergente partido político tenga que ofrecerle a la población salvadoreña, bueno así se oye decir en las calles del país. Ya que existe tanta queja del público, es necesario preguntarnos ¿porque hay tanto descontento entre nuestra población a cerca de los representantes que tienen la obligación y deber de representar los intereses del electorado? A continuación, aparece un listado de las quejas más comunes del electorado del porque ya no creen en sus representantes y promesas hechas durante el periodo de campañas.

Los políticos son 1. muy corruptos, 2. no tienen calificaciones académicas que los acrediten como capaces de liderar nuestro estado, 3. negligencia al enfrentar problemas que afecta a la población, y 4. inefectividad en crear e implementar programas que lleguen a la raíz de los problemas más urgentes del país. Comencemos con la queja que los políticos son muy corruptos, irrelevantemente de la ideología política que profesen. Bueno, no hay que ir tan lejos. Todos nos hemos dado cuenta que la corrupción comienza desde la cabecilla del gobierno como lo han comprobado los Señores Francisco Flores y Antonio Saca del partido de la extrema derecha ARENA y Mauricio Funes y Oscar Ortiz pertenecientes a la extrema izquierda del FMLN.

No es necesario ni importante detallar los cargos de lo que se les señala (esta información es pública y accesible para todo salvadoreño), suficiente saber que son señalados de corrupción y dejemos que el tiempo nos demuestre su culpabilidad o inocencia. La segunda queja es que nuestros políticos no tienen ninguna formación académica que los acredite como expertos en sus materias de conocimientos. Por ejemplo, tenemos el señor presidente Salvador Sanchez a quien le llaman profesor, pero no hay que olvidar que para ser profesor uno no necesita ni siquiera una licenciatura para impartir clases en las escuelas del país. Solamente son tres años de formación académica y luego se pueden auto llamar profesores. También hay que recordar que este señor estudio hace más de 40 años, seguramente los estándares académicos eran aún menos rigurosos de los que son hoy en día. Para que hablar de los bachilleres Saca y Funes.

El hecho que Funes haya estudiado un par de años en la universidad no lo hace más ni menos que Saca. Ambos son incapaces de sacar al país adelante como tenían que haberlo hecho en su debido periodo presidencial. Funes fue un desertor escolar y ambos, Saca y Funes, no tenían la menor idea de lo que hablaban o hacían, salvo en robar, allí si son expertos juntos a todos sus asistentes y conocidos mafiosos. Muchos me criticarán que ambos no han sido condenados aún, pero me atrevo y arriesgo a clamar que si son encontrados inocentes será por juicios amañados, pero no por una justicia pegada al derecho institucional. Oscar Ortiz supuestamente logro obtener el título de licenciado. Yo he buscado información en el internet de ello para verificar si en verdad tiene sus credenciales académicas, pero aún no encuentro nada.

Ahora bien, he leído de que el señor Francisco Flores fue (asistió) a estudiar a Harvard University, en Cambridge Massachusetts, EE. UU. pero mis fuentes de información solamente me indican que asistió pero no indica que obtuvo el título de licenciado mucho menos de maestría o superior. La fuente informa que Francisco Flores, mientras era estudiante en Harvard, fue allí donde conoció a miembros de la realeza española y por eso fue invitado a la boda realeza en aquel entonces. Sigamos con queja número tres de la población salvadoreña, negligencia al enfrentar problemas afectando a todo salvadoreño en todo rincón del país. Aquí, esta queja se trata de que los políticos de todos los partidos del estado no les importan el bien estar de su electorado respecto a la salud, educación, crimen, y empleo.

El Salvador está pasando por una crisis financiera, social, educativa, y de desigualdad que afecta la mayoría de los habitantes. Tenemos hospitales que no tienen medicamentos con que tratar a sus pacientes. Tenemos un índice súper elevado de subempleo y desempleo, especialmente afectando a la categoría más productiva del país, los jóvenes entre las edades de 25-45. Mientras tenemos pacientes enfermos en hospitales nacionales sin medicamentos que ofrecerles, nuestros políticos gozan de seguros privados que cubren gastos en tratamientos obtenidos fuera del país. Esto sí que debe ser intolerable para la población salvadoreña. ¿Que tienen los políticos que no tiene el resto de los habitantes del país? Esta clase de políticos con privilegios exclusivos no debería de existir en nuestro golpeado país. ¡El país no está para darle lujos a los políticos y olvidar a la gente que los llevo al poder! Esto es más que negligencia., esto es inmoral e inadmisible. La ultima queja está relacionada a la tercera en que ambas señalan la inhabilidad e incapacidad de enfrentar problemas nacionales urgentes del país.

La tercera queja habla sobre la negligencia existente entre los poderes del país, específicamente proveniente del ejecutivo, pero también del legislativo, y la cuarta va mas allá enfatizando que no hay solo negligencia en los líderes del estado, sino también inefectividad en la creación de programas que releven o disminuyan los problemas como el alto índice del crimen, desempleo, emigración, y servicios de la salud. Los señores dirigentes de la actual administración nos quieren confundir dándonos estadísticas mal estructuradas y con un análisis erróneo haciéndonos creer que el índice del crimen en el estado a disminuido.

Esto es una táctica del actual presidente de querer tapar y convencer a la población de que el crimen en el país está en decadencia. Todos sabemos que la verdad no se puede tapar con números que hayan sido alterados y manipulados para favorecer y hacer ver bien al ejecutivo. ¿De dónde proviene la inefectividad de los programas que supuestamente disminuyeran el alto índice de crímenes cometidos diariamente en el país? Según las administraciones anteriores, teníamos Mano Dura, Súper Mano Dura, y hoy con la administración actual de Sanchez, pago de los ninis, el crimen se tenía que disminuir drásticamente. La realidad ha sido contraria a las expectativas de los programas puestos en marcha en beneficio de la población.

Simplemente hablando, la inefectividad proviene de que los políticos no tienen el interés, capacidad, intelecto, y visión de querer sanar al país de tanta herida que le afecta. De poder se puede, pero tiene que hacerse con personas que tengan una visión de país y querer hacer el bien para la población, tener el intelecto, capacidad, e interés de transformar el país en uno civilizado, humano, consciente, y unido. El estado salvadoreño esta por recibir una gran sorpresa en estas próximas elecciones. Existe en el país un movimiento político sin precedentes y que jamás se había dado, ¡Movimiento Yo Soy Mi Gente!! ¿Porque tanta jubilación sobre dicho movimiento? ¡Esperen segunda parte de este articulo y se darán cuenta porque en El Salvador hay esperanzas de que la situación política, social, ambiental, educativa, y de la salud supere nuestra realidad actual!!